Formas de control dentro del ayuntamiento: cargos de confianza

Por norma: El personal eventual prestará sus servicios con carácter transitorio en puestos de trabajo calificados expresamente como de confianza o asesoramiento especial, correspondiendo al gobierno fijar los puestos de trabajo reservados para este personal, con sus características y retribuciones, dentro del crédito presupuestario consignado al efecto. Deberán en todo caso figurar en las Relaciones de Puestos de Trabajo correspondientes. El cese de la autoridad a la que preste su función implica el cese automático del personal eventual.

La práctica: Las oposiciones cada vez son más difíciles, una de las razones son los requisitos que se precisan y cantidad de personas que optan a un puesto. Pero la mayor dificulta es competir con las asignaciones políticas que engrosan con cada legislatura la bolsa de personal. Actualmente el ayuntamiento de Ciutadella asigna 12 MILLONES DE EUROS (unos mil-novecientos-sesenta-y-ocho-millones de pesetas) de los presupuestos anuales a salarios; mas de la tercera parte del total presupuestario. Una media de treinta personas es “colocada” con cada consistorio con los denominados cargos de confianza, que muchas veces siguen en la administración una vez la legislatura ha terminado. El mecanismo para enquistar a estos cargos de confianza es hacer oposiciones a la carta, es decir, crear un perfil que solo cumple el cargo de confianza en cuestión o amañar directamente las oposiciones. Así cuando el cargo electo es sustituido por otra persona deja su vestigio político a través del cargo de confianza transformado en funcionario. Lo que implica un control permanente tanto si el cargo sigue electo o no. Además, esta persona cobra muchísimo más que el resto de sus homólogos teniendo las mismas responsabilidades y muchas veces teniendo una menor formación.

Consecuencias: sistema burocrático-administrativo deficiente que perjudica al ciudadano directamente y malestar en el entorno laboral por parte de todos aquellos “compañeros” cuya presencia en su puesto de trabajo está plenamente justificada, porque ellos sí se presentaron a concurso y han sacado su oposición. Por lo que su puesto de trabajo es más eficiente y sobre todo ha sido obtenido de forma honrada. Y la tercera consecuencia, la que nos ha llevado a la presente situación, es que tenemos un ayuntamiento económicamente insostenible a pesar de ser una maquinaria magnífica que podría hacer una labor insuperable, en el buen sentido de la palabra.

Solución: reevaluar todos los cargos de confianza, es decir, por designación política. Para ello establecer un margen de tiempo prudencial de seis meses para que se preparen la oposición. Cabe destacar, que aun así tienen un trato de favor porque no es una plaza abierta, sino una oportunidad sólida para legitimar su puesto de trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: