Violencia en las aulas

                Dentro del silencio  ruidoso de las aulas y bajo el  manto opaco de la rutina de las aulas, hay niños que viven un infierno. En el marco de la vida adulta existe un sistema policial, judicial, de defensa del consumidor, asociaciones, agrupaciones e infinidad de plataformas que pueden defender los intereses y la integridad de un adulto. Pero, en el caso de un niño, ¿qué defensa tiene ante el agravio continuo de sus compañeros? Y quien dice agravio, puede decir, vituperio, agresión física, exclusión social, humillación pública, maltrato psicológico…y toda clase de agresiones por parte de miembros del grupo de clase o de miembros del centro en general.

                Tales agresiones pueden pasar muy desapercibidas, no por falta de atención del facultativo, sino por la sutilidad con que se producen y por la falta de denuncia. En algunos casos, sin embargo, a pesar de la constante denuncia por parte de las familias de las víctimas la falta de evidencias “tangibles” o la falta de predisposición de aplicar un régimen interno más estricto hacen que estos niños sufran muchísimo cayendo en severas depresiones que se traducen normalmente en un bajo rendimiento escolar y un crecimiento personal subdesarrollado. La falta de autoestima hacen que se conviertan en personas conformistas y muy maleables.

                Y todos estos aspectos se proyectan en adulto mediocre, sin valores, con muchos miedos, con muchos huecos en su persona, con pocas aspiraciones y un bajo grado de sentido crítico de la realidad.

                Del mismo modo, los que sobreviven a esta terrible etapa donde rige la ley maltusiana de forma más evidente, también pueden aparecer personas especialmente fuertes y sensibles a los problemas sociales. Pero estos curtidos son excepcionales.

                Es importante observar a nuestros hijos, saber qué ocurre en su vida académica que no siempre puede ser controlada por los docentes y actuar con diligencia. No podemos permitir que ningún niño sufra, ni que ningún niño se eduque abusando de los demás. Nuestra sociedad se construye en las aulas y en los patios de preescolar y primaria. Y no debemos olvidarlo.

                Actuar es esencial. Si es conocido algún caso o alguien necesita ayuda en este sentido, desde el Partit Democràtic Ciutadella estamos dispuestos a prestar ayuda a cualquier punto de la isla. Dirigiros por escrito, dejando constancia de todos los datos personales, a:

 C/Bisbe Sever, 53

07760 Ciutadella

Baleares

 o en partitdemocratic@gmail.com.

(Todos los casos se trataran de forma confidencial)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: