€-Spain, estamos trabajando en ello

          España es el país de Europa con más paro: 20,2 de la población activa, el doble de la media de la U.E., tasa similar a la de Mozambique (21%), Sudán (19%) o Iraq (19%): la “Champions League” de la economía internacional.

         Sin embargo, por la otra cara de la moneda observamos que los altos directivos españoles son los mejores pagados de Europa. Las empresas del Ibex 35 ganaron, en el peor momento de la peor crisis, casi 17% más que en el mismo periodo del año anterior (Telefónica un 65,6%, Repsol un 32,5%, Inditex 42%…). Por otra parte el fraude fiscal se acerca a la cuarta parte del PIB (1 de cada 4€ no paga impuestos) y ostentamos el récord absoluto en Europa de billetes de 500€ (1 de cada 4 está aquí).

         España es el único país de entre los 30 más prósperos del mundo cuyo salario medio real no creció en los años buenos. Entre 1995 y 2005 el salario medio real de los españoles perdió un 4% de poder adquisitivo, mientras que los beneficios empresariales crecieron un 73%. El salario medio en España es la mitad que el alemán, el de Holanda o el de Reino Unido.

         Con una tasa de pobreza del 20%. En España cuatro de cada diez hogares no pueden afrontar un gasto imprevisto. Es decir, tienen lo justo para llegar a final de mes. El porcentaje de los hogares que admiten “cierta dificultad” para llegar a final de mes se dispara hasta el 70%.

         Algún dato más se podía añadir a esta reveladora lista de “maravillas” de nuestra economía: El gasto público sanitario, junto con Grecia y Portugal, es el más bajo de la UE-15. Sin embargo, el gasto público farmacéutico es, así mismo de los más altos con un 22,2% en España y un 14% para la UE-15, lo que refleja el dominio de la industria farmacéutica.

         En educación tenemos un gasto público en porcentaje del PIB(4,4%), junto a Grecia y Portugal también, inferior al 5,2% de la UE-15 y países del Este recién incorporados a la UE, así como el gasto público por alumno, en que en sus distintas categorías de primaria, secundaria y universitaria es manifiestamente inferior. En la misma línea podríamos hablar respecto a las prestaciones para la vejez y el gasto en ayudas a la familia.

         Si el apreciado lector ha conseguido llegar hasta este punto sin adolecer del corazón y sin romper la hoja que tiene entre manos, seguramente tratará de buscar quiénes son los culpables de esta situación, y seguramente guste de limitar esta ardua tarea a 2 opciones excluyentes: o del PP, o del PSOE. Nada más lejos de la realidad.

         Durante todos estos años tanto PP como PSOE han estado claramente de acuerdo en el modelo productivo: desde González y la deducción por vivienda nueva, las SICAV para que las grandes fortunas europeas tributaran al 1%, etc. hasta Aznar y la Ley del Suelo, las continuas privatizaciones de empresas públicas que generan beneficios récord: la base de la falacia del “Milagro Español”. La apertura a la inmigración con un mercado laboral precario hizo que los inmigrantes arrastraran a la baja los salarios de los trabajadores y ello propició una mejora de la productividad, eso sí, insostenible a medio plazo. Los trabajadores compensaron su pérdida de nivel salarial con el acceso a un crédito barato, algo inédito para ellos hasta entonces y que a su vez  destinaban al consumo. Pero es que además el aumento de la población como consecuencia de los millones de extranjeros que llegaban reforzaba la demanda de consumo y justo esto era lo que se perseguía.

         Bajo el aplauso del BCE y el FMI (que ahora culpan a Rato de no haber avisado antes de la que se venía encima…) se ha ido desmontando el esqueleto económico del “Estado del Bienestar” y se ha sustituido por la orgía del capital privado que se ha lucrado (y continúa haciéndolo más que nunca como las anteriores cifras indican) gracias a la acción e inacción (según el caso) del títere de turno en la Moncloa.

         Cuando en china se apresuran a intentar frenar la incipiente burbuja inmobiliaria, obligando a pagar hasta el 60% como entrada en la compra de una segunda vivienda, en España fomentábamos los mini-pisos, más pequeños que los despachos de la mayoría de gobernantes, y se tardan años en reformar la ley del suelo. ¿Para qué las prisas cuando todo el mundo se llenaba los bolsillos? Mientras, Felipe González y Aznar ficharon por Gas Natural y Endesa, empresas que ellos mismos privatizaron, percibiendo 126.500€ y 200.000€ anuales (mas comisiones) respectivamente. Todo esto después de lucrarse a través de sus respectivas empresas familiares: Ialcon y Famaztella cuyas cifras de negocio superan los 600.000€. Pero aún tienen la honradez suficiente para aceptar sus sueldos vitalicios como ex-presidentes o miembros del consejo de Estado para “gastos de oficina”.

         Sin embargo, después de todo son vitoreados y aplaudidos hasta la saciedad, por los mismos a los que les están negando un futuro mejor. Esa pequeña ilusión de llegar algún día a ser como ellos hace que, los mismos que creen pertenecer a una clase superior en la jerarquía económica, sostengan a la ínfima parte que realmente ostenta ese status, y que cada día se concentras más y más. Aplauden trabajar más años para poder jubilarse más tarde, aplauden menos indemnización por despido, aplauden menos ayudas para la fomentar la natalidad, para la dependencia, etc. Aplauden el fomento de la educación y la sanidad privada y la precarización de la sanidad pública (falso círculo vicioso)… Aplauden todo ello con el orgullo de poder decir ¡Yo también lo haría!

         Por otra parte, el empresariado se centra en su posición de retaguardia y aplaude y vitorea las medidas que favorecen a las grandes multinacionales (algún día serán como ellos también…). Aplauden la bajada de indemnizaciones, los contratos basura, los salarios precarios… ¿Quiénes creen que compran sus productos? ¿No es paradójico que esa visión a corto plazo del beneficio inmediato vaya justamente en contra del mercado interno y les acabe perjudicando mucho más, mientras las grandes multinacionales, centradas en el mercado externo ven como su productividad crece gracias a un coste humano más barato?

         ¡Todos juntos, en gran coro, vitoreando a aquellos que nos oprimen y nos mantienen en la miseria! Mientras, países a los que miramos por encima del hombro nos dan una lección de dignidad humana a la hora de reivindicar su lugar en el mundo, su valía como seres humanos.

         En fin, demasiadas injusticias para tan pocas palabras. Quizás tan sólo nos quede resignarnos a soñar con un país donde podamos ir al médico, a la escuela, al dentista, a un asesor legal sin rebuscar entre los cojines del sofá; un país donde la electricidad, las telecomunicaciones, el agua, la recogida de basura y demás servicios de primera necesidad no supongan un paro cardíaco a la hora de abrir la carta con el recibo.

Quizás tan sólo nos quede soñar con ser como ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: