Montando el puzle: Parques y Zonas Verdes

Esta idea partió del sueño de utilizar flora autóctona y un solo proyecto. Consultamos su ubicación con una persona que al parecer algo sabe del tema y el buen hombre un tanto cabreado nos vino a decir: “un parque quedara bien en cualquier sitio, en el Borne si quieres. Y ya está bien de vender flora autóctona, la flora autóctona son matorrales. “

Pues no le falta razón, poner verde queda bien en cualquier parte y lo de la fauna autóctona en parte es un recuerdo de juventud de cuando íbamos a “La Vall” e imaginábamos un bosque solo de “usinas” que nadie ha visto jamás. Hay que ser realista y práctico, hay que tener en cuenta que “s’usina“ y “s’uastre” decayeron a favor de otros árboles de crecimiento más rápido y de adaptación optima al clima y terreno.

Tomamos nota y empezamos a buscar lo que ya tenemos y empezamos a ver como las zonas verdes disponibles no son más que parcelas vacías y abandonadas que en el peor de los casos son usadas para dejar escombros, basura y restos de poda. Vimos un problema, el problema somos nosotros y la manera de plantearnos las cosa. Solo se piensa en una sola obra faraónica, cuando lo que habría que hacer es repartirla por todos los núcleos urbanos que tenemos. Ciutadella no es solo una ciudad: es un municipio, y estas obras no tiene por qué estar orientadas a una sola utilidad y a un solo núcleo. Véase el “Canal Salat” grande, precioso, costoso en ejecución y mantenimiento y no van ni las gallinas. ¿Dónde están las gallinas? Basta que se vea verde y bonito o que puedas encontrar una sombra en los días de verano y supuesto cobijo en los días de lluvia.

Bases del Proyecto (Para ser aplicado a todas las zonas verdes)

Limpiar y adecentar todas las zonas verdes y empezar a diseñar en todas ellas donde irán los arboles y mobiliario. Una vez tenemos la zona en condiciones empezamos por plantar árboles y acondicionar los caminos de paso.

Todas las zonas han de tener un mantenimiento mínimo o inexistente: poner césped, vegetación exótica, sistemas de riego, arreglar plantas y podar setos que dificulten el paso por los senderos o uso de la zona; o simplemente para mejorar el aspecto general ES MALGASTAR DINERO.

La iluminación ha de limitarse a los senderos y estos han de ser de tránsito. Para pasear por una zona verde no necesitamos caminos; para ir a un lugar, sí. Para los senderos, caminos u otras instalaciones secundarias hay que evitar el uso de cemento. Si tuviéramos que hacer un cambio en un futuro, como acondicionar una zona, quitar algún elemento del mobiliario o reparaciones de cualquier tipo hay que intentar no romper ningún elemento ajeno a la actuación ni tener que realizar operaciones de limpieza por dejar hormigón o cemento residual. Básicamente es que todo sea de quita y pon para dejar el lugar como nos lo encontramos, dejando solo los arboles o vegetación.

En este sentido, fomentar la utilización de sistemas de recogida de aguas pluviales o iluminación con energía renovable. Siempre que ésta sea rentable. La ecología es buena para la naturaleza pero también ha de ser asequible para el bolsillo. Este agua no solo sirve para el riego, que en principio no tendría que ser necesaria, puede utilizarse para la cisterna de los aseos públicos.

Todas las zonas han de planearse a modo que puedan albergar todos los servicios y mobiliario, independientemente del espacio o ubicación de la zona, para poder ir añadiendo o retirando. Atendiendo siempre a las necesidades sin hacer chapuzas forzadas. Prestando especial atención a las zonas que están cercanas a la población y a las que están siendo utilizadas. Por otra parte tienen que plantearse a modo de resistir el clima o ataques vandálicos.

  • Todos los espacios han de contemplar una serie de servicios y conceptos básicos:

– Vegetación típica de la isla que esté muy bien aclimatada a las condiciones medioambientales de Menorca y no en fase adulta, pues encarece muchísimo el coste. Evitar que sea propensa a generar residuos o crecimientos descontrolados o dañinos, tanto por su parte superior como por sus raíces. Evitar árboles cuyos frutos generen residuos, puedan ser arrojados o desencadenen daños para el propio árbol por una recolecta descontrolada.

– Señalizar la zona. (algunas de las zonas verdes no se sabe si son públicas, privadas o son parcelas sin edificar)

– Los espacios tienen que ser abiertos y accesibles. (cuestión de seguridad para los usuarios y para facilitar la vigilancia policial y eventualmente vecinal evitando puntos ciegos. Así se evitarían actividades indeseables como botellones, tráfico de estupefacientes, prostitución, reunión de bandas…)

– Proyectar los espacios al ocio y/o deporte. O simplemente al descanso o contemplación (de este modo creamos zonas propensas a ser utilizables y evitamos zonas deportivas grises)

– Senderos y zonas deportivas iluminadas. (solo si la zona es de tránsito o de uso deportivo intenso)

– Aseos públicos (pueden ser de pago simbólico para sufragar el mantenimiento)

– En la zona donde estén los aseos, poner un sistema de evacuación de excrementos para animales. (“Pipi can” evitando el uso de bolsas)

– Fuente de agua potable (entorno a la cual habrá un sistema de recogida aguas vertidas al suelo y evitar los típicos charcos que se forman y que son fuente potencial de suciedad, ecosistemas para insectos y patógenos, es decir infecciones)

– Papeleras (pocas, grandes, estéticas y que tengan una situación estratégica para facilitar el vaciado; además tal papelera tendrá un diseño de discriminación ecológica: papel, plástico y orgánico)

– Sistemas anti incendio (muy accesible a los vecinos)

– Requerimiento de permiso y normativas para barbacoa. Prohibición de fumar en cualquier punto del recinto. (el permiso será expedido por los bomberos y solo tendrá validez para el mismo día y con horarios restrictivos. La idea es que la barbacoa sea portátil y la ponga el usuario)

– Contemplar la colocación de cámaras en las zonas que puedan ser susceptibles de ataques vandálicos o agresiones a personas anteponiendo la persuasión a la vigilancia.

  • El mobiliario ha de ponerse en fases, no de golpe. Y dependiendo de:

– Cantidad de personas que utilicen el lugar y que uso se le dé (evitando poner mobiliario en zonas sin uso o demanda)

– Demandas de los usuarios o utilidad que le dan a estos espacios (aseos, pipi can, mesas, bancos, equipamiento deportivo)

– Utilizar zonas poco transitadas o sin uso para poner un “Pipi can” o zona de mascotas (especialmente en urbanizaciones, donde muchos vecinos sacan a sus mascotas para hacer sus necesidades o pasear)

– Contemplar la posibilidad de integrar paradas de autobús útiles para el usuario. (evitar las actuales)

El uso por parte de los vecinos es esencial ya que podrían encargare de un mínimo mantenimiento de una zona usada para su disfrute personal. En principio no todas las zonas son aptas a los servicios ofertados, por lo que sería necesario atender a las asociaciones de vecinos, grupos de usuarios o, en cualquier caso, miembros de una comunidad para cubrir necesidades. Eso evitará gastos burocráticos innecesarios pues cada instancia supone todo un proceso y enviar instancias repetidas implica gastos reiterados que podríamos evitar.

Parques y zonas verdes.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: