Los Menorquines no somos catetos

Nos hablan como si fuéramos catetos, nos tratan como si fuéramos catetos, nos miran como si fuéramos catetos y sobre todo nos gobiernan como si fuéramos catetos. Y a la hora de pagar impuestos ya no nos tratan como fuéramos catetos, nos tratan directamente como idiotas.

Nunca nos consultan para los grandes proyectos, nunca piensan en nosotros como único pueblo, nunca piensan en nuestras familias, en nuestro futuro, en nuestra entidad humana. Sólo somos votos o números de factura, de tasas, de multas…nada más.

El pueblo de Menorca necesita hospitales con camas, con médicos, todo tipo de médicos especialistas (que no tengas que sacarte una muela en Palma…¡hombre!), necesita, geriátricos, psicogeriátricos, hospitales de día, servicios de ambulancia, muchos, por el deficiente sistema de comunicaciones.

El pueblo de Menorca necesita Universidades de verdad, no profesores virtuales. Edificios de verdad, con profesores de verdad, porque la insularidad hace inaccesible poder estudiar una carrera para los hijos de muchísimas familias. Más colegios, más centros de formación profesional, más centros primaria, más guarderías.

Con los edificios tipo termitero que se han hecho en la última década, donde las familias que aún no ha perdido su casa de cuarenta metros viven hacinadas; al menos, darles la satisfacción merecida de tener parques, y no me refiero a un espacio con cuatro matorrales o a una plataforma de cemento, sino a parques de verdad, con zonas infantiles habilitadas, zonas para correr y pasear, zonas para sentarse, incluso estanques artificiales. ¡Como en cualquier parte de la península!, que son de varias hectáreas con diversidad vegetal, con árboles que den sombra, verdor y aunque sea sólo por un rato se sienta uno en paz y feliz, pues el ocio es el pan del alma, y no ha de ser un privilegio.

Y zonas abiertas para prácticas de diversos deportes. Así como piscinas públicas en cada municipio.

Y todo ello, público y gratuito. Que gratuito no es, porque ya lo pagamos bien con nuestros impuestos.

Pero en vez de todo eso ¿qué ponen? Una maldita cárcel. ¿Qué puñetero servicio hace a la comunidad una cárcel? ¿Los menorquines lo único que nos merecemos es una cárcel…? ¿A qué depravado se le ocurrido tan brillante idea? No nos merecemos vivir bien, tener trabajo, estudios, ocio, una buena seguridad social. Somos basura ¿no?

Pues hasta la basura tiene derechos, y si no los tiene, yo haré que los tenga y que se cumplan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: