Nadie tiene la experiencia de ser anciano

Nuestros mayores han trabajado toda la vida para levantar un país, brindar un futuro que es nuestro presente. En cualquier cultura oriental es algo apreciado, respetado. En occidente una persona mayor es un estorbo, un gasto. Geriátricos, antesalas de un final inmerecido para todos aquellos que nos han criado, nos han querido, y han luchado por nosotros. Nuestra gratitud mínima es reservarle un espacio de paz y goce, un espacio con amplios jardines, bibliotecas, espacios de actividad física, piscinas climatizadas y exteriores. Una comunidad de personas mayores cuyos conocimientos y experiencia son nuestro patrimonio. Que sentarse allí, o pasear, constituya una delicia. Colmarles con atención y amor…pues son nuestro patrimonio vivo.

Merecidas son las residencias con dependencias llenas de comodidades. RESIDENCIAS.  Donde cada cual disponga de su privacidad, y de todas las atenciones médico-sanitarias, asistenciales. Todo cuanto se precise es merecido sobradamente. Su dignidad es nuestra dignidad como sociedad; su bienestar absoluto, nuestro orgullo y nuestro profundo amor a ellos, a nosotros mismos, por todo cuanto hoy somos y podemos ser.

Si no somos capaces de entender y defender eso, no merecemos haber nacido, y no merecemos más futuro que el que les estamos dando a ellos: amontonados como basura; deshechos inservibles, a la espera de su muerte, para dejar espacio a otro jubilado más. Cosificados  como trastos.

¿Acaso somos tan indeseables y mezquinos, como para hundirnos en nuestra vorágine capitalista donde la consigna es producir, producir y producir?… ¿dónde quedan nuestros mayores en esa tragedia de vida basada en nacer para morir?

Pero trabajando, cotizando. Si no, no valemos.

Y si ese argumento no vale, siendo egoístas como somos, pensemos en ese lugar, como destino seguro e inexorable. Pensemos en cómo queremos acabar nuestros días, pues si no nos mata esta vida, lo hará el tiempo. En cualquier caso, hay que tener claro que no se trata de un centro para internos sino de un lugar para vivir. Vivir plenamente en la cumbre de la vida, en el mejor momento.

Recuperemos nuestros valores con entusiasmo, y hagamos una nueva valoración de nuestras vidas para conocer lo que realmente vale en esta vida.

Recuperemos, el papel del voluntariado, tan necesario siempre. La interactuación con otras edades, para compartir sus experiencias.

Ese espacio debe ser creado para toda Menorca. Pero con una previsión vista 50 años. Y un mantenimiento permanente.

Vale dinero. Pero también lo vale el mobiliario de los consellers, sus dietas viajes y demás. O los contenciosos continuos que abre el Ayuntamiento, las partidas del plan E que se evaporan…y sin embargo se gasta.

 La asignación o mejor la destinación seria rigurosamente valorada por un grupo de especialistas médicos de diferentes áreas y con el consentimiento siempre, deseo y voluntad del posible residente.

Hay que tener claro que no se trata de un centro para internos sino de lugares para vivir.

Centro Psico Geriátrico

Personas dependientes con enfermedades mentales crónicas.

 

Residencia hospitalaria para personas mayores

Personas con dependencia de cuidados geriátricos, con enfermedades crónicas o invalidez.

 

Residencia para mayores

Personas de edad avanzada con cierta independencia.

Se trata de un edificio remodelado internamente como si fuera un hotel o apartamento tutelado (puede usarse alguno de los muchos edificio que hay vacios), donde cada residente dispondrá de un espacio propio y privado con sus cosas porque es su hogar.

– Es importante que no esté en la periferia, ni alejado del centro urbano.

– Estará pagado con parte de su pensión a modo de alquiler.

– Dispondrá de comedor común, aunque cabe la posibilidad de que pueda haber una pequeña cocina en las habitaciones.

– Sistema de seguridad activa y pasiva.

– Seguimiento individualizado por parte de la plantilla.

– Privacidad: cada cual tendrá su espacio privado con su propio mobiliario si así lo desea.

De este modo se da una seguridad médica y de atención a los mayores, un espacio propio para preservar su intimidad y autonomía. Se evita el reparto de comida a domicilio y que cualquier atención que necesiten frente a los problemas y necesidades de la vida diaria sea atendida por personal especializado y voluntario. Y siempre con el respeto y la empatía que todo ser humano se merece.

 

Por otro lado tenemos el problema de movilidad, agravado por la falta de unas vías en condiciones y transporte público adecuado. Podría verse reducido creando un circuito peatonal en condiciones y la negociación con el gremio de taxistas para la creación de un bono-taxi, para gente mayor. Ayudas individuales destinadas a la utilización del servicio de taxi para desplazamientos de personas con problemas de movilidad.

El sistema de bono-taxi también podría aplicarse los fines de semana o festivos para evitar el uso de coches particulares, reduciendo la problemática de aparcamientos y descongestionando el tráfico de vehículos.

Sant Joan: las dependencias del Ayuntamiento deben estar destinadas, entre otros, a éste sector para que puedan ver y participar de sus fiestas lo más cerca posible. Es a ellos a quien debe ir destinado el catering y no a los políticos rumiantes.

Nadie Tiene la Experiencia de ser Anciano.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: