Irresponsable

Al principio se podría decir que era puro sentido de justicia. Mentira, fue un fraude lo del cementerio, donde se sintió arropado por la esperanza de decenas de ancianos y personas decentes. Saltó a la política con la excusa de la anticorrupción, vista la ocasión de tener credibilidad social.

Lo del cementerio una farsa. Que obtuviera los permisos de aperturas de sus tiendas de electrodomésticos a cambio de pactar con el PP, su gran adversario, una gran verdad. Traiciona la confianza de sus votantes. Y luego apuñala a sus consortes políticos, tras conseguir todas las licencias de sus explotaciones y asuntos particulares. Amontonar el Ayuntamiento de denuncias y persecuciones banales, con los correspondientes gastos contra decenas y decenas y decenas y decenas de ciudadanos que se han visto pagando contenciosos de su bolsillo para defenderse de un Ayuntamiento que ellos mismos pagan con sus impuestos, para ser acosados, cuya oposición ha callado y contemplado injusticia y abuso tras abuso.

Habló de no practicar el amiguismo y no ha hecho otra cosa. Hay decenas de ejemplos, ilustrativos todos, el último por mí conocido, el de los TAXIS. Ha obligado, con la venia del consistorio que este gremio, totalmente desamparado, carente de subvenciones, con los sueldos congelados desde hace dos años, por imposición del Consell, ha obligado a trabajar 15 días de los treinta que cotizan a la Seguridad Social. Durante los seis meses del invierno pasado y otros tantos del presente. No sólo les ha privado de su derecho al trabajo, sino que han tenido que invertir casi 6000 euros para defenderse de su hiel. ¿Por qué? Para que uno de los miembros de su junta directiva que dispone de dos vehículos se pudiera beneficiar de los treinta días: quince para un vehículo, y quince para otro.

Señor Triay, ¿es usted consciente de la cantidad de personas que está perjudicando para beneficiar sus intereses particulares y las de sus amigos y compañeros de partido?

¡Qué contradicciones! Hasta en su propio grupo político hace uso de la gente como papel higiénico cuando no resultan ser “suficiente amigos suyos”. Si yo no hubiera sido cabal y consciente, si no se caracterizara al grupo que represento por el diálogo y la ayuda mutua ¿qué sería de su inspector de obras? Usted hubiera puesto denuncia al canto.

Nosotros, no. Llamé a los funcionarios y les comuniqué su estado. Y usted me llamó jactancioso de que me equivocaba. No pusimos la denuncia, porque pensamos en las personas, incluso en las que están con usted. Mientras, que usted, Señor Joan Triay Lluch le hubiera importado un rábano que el Sr. Martínez le hubiera caído una pena de prisión por ser un cargo inelegible. Todo para tener una “herramienta” más con la que martirizar a este más que castigado pueblo de Ciutadella, un inspector de obras…

Se lo advertí. E hizo caso omiso. No le importó ni siquiera esta persona que estaba dando la cara por usted.  ¿Hará lo mismo con la comunidad peruana cuando no necesite ya su apoyo?

Me deprime. Y me asusta lo que pueda ocurrir. Porque aunque usted no tenga conciencia ni decoro para con este pueblo, hay mucha gente que le está esperando…y lo siento, Joan, pero nada haré para que descarguen su rabia, su antipatía y todo el peso de la ley para saciar su sed de justicia.

Me deprime mucho: usted y toda la panda de interesados que representan el resto de partidos y que no han dicho ni “mu” ante sus bellacadas. Un premio para tod@s por su transparencia, su honradez y su vocación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: