Día 1 de Junio de 2010

Lo peor que me temía empieza a darse lugar: lo que empezó como una manifestación pacífica ha acabado a palos indiscriminados. Durante la campaña electoral, no era lícito ni ético pronunciarme con lo que está ocurriendo en la plaza Cataluña y en la del Sol, en Madrid, sin embargo, ahora, especialmente ahora creo que es el momento de hablar.

Más democracia. Todos pedimos lo mismo, y sólo en eso estamos de acuerdo. Más democracia. Lo están pidiendo todos, izquierdistas y derechistas, jóvenes y ancianos, parados y en activo, lerdos, lumbreras, licenciados y analfabetos….De toda raza y condición braman al mundo su estado de opresión. De forma pacífica pero tenaz. Las autoridades están asustadas, y su temor es realmente peligroso. Los poderes se vuelven agresivamente obscenos cuando están bajo la presión del pueblo, pues saben bien que si gobiernan sólo es porque el pueblo lo están permitiendo. Saben que cuando el pueblo quiera, se puede acabar con el orden establecido. ¡A la bastilla con todos los cerdos!

Muchos inocentes morirán, porque en todo movimiento reivindicativo, cuando es real, cuando hay una implicación personal, y así está siendo, la gente pierde el miedo, se engrandece su indignación. La desesperación acude presta y ocurre lo peor. El levantamiento. Y la represión.

El día 27 de Mayo ha sido uno de los días más vergonzosos que va a tener que vivir la historia de este país de sinvergüenzas. La multitud en jaque, las fuerzas de contención al máximo de adrenalina, un paso en falso y ya está: civiles indefensos bajo el mazo de sus compatriotas, amigos y familiares. Maldita sea cómo podemos permitir esta situación. Qué pensaba este Gobierno, ¿que se iban a cansar…?no se puede cansar a un cansado, no se puede indignar a un indignado, y no se puede golpear y maltratar a los golpeados y maltratados por un sistema opresivo que con una amplia sonrisa, meten sus manos sucias en los bolsillos de la gente honrada y trabajadora para alimentar su ambición insaciable y su insuperable falta de empatía.

Lo dijimos en su momento, y lo seguimos diciendo ahora. LA Constitución, los Derechos humanos NO PUEDEN SER VIRTUALES, son derechos y leyes que deben ser respetadas y defendidas, no pueden ser papel mojado, y la gente está harta de guardar las apariencias. Queremos democracia, luchamos por ella durante siglos, padecimos una dictadura sin fin, una transición sangrienta y llevamos más de treinta años viviendo una ficción grotesca. Este esperpento de nación se ha de acabar. Tenemos un marco legal que nos ampara y entre ese marco legal y nosotros a la clase política que nos impide disfrutar de unos derechos tan batallados.

O el daño se repara ya, o esto va ir a más.

Se ha practicado el voto de castigo, ha ganado el PP. Bien. Pero muchas personas, millones de personas en España no han votado, y si lo han hecho ha sido nulo o en blanco. La mitad de España no cuenta, la otra sólo participa en esta pantomima que son las elecciones.

Cuanto digo, todos lo tenemos claro. No hay nada nuevo bajo el sol, sin embargo, algo sí que he de decir a todas esas personas que estáis sufriendo las inclemencia del hacinamiento en una plaza, que estáis dando la cara, literalmente. Que os estáis rompiendo la cara por pedir justicia, justicia para todos. A vosotros, grandes valientes, mi respeto y admiración. Nadie como vosotros. Nadie mejor que vosotros. Nadie.

Pero ahora, es hora de marchar a casa y pensar en cómo deshacer este sistema corrupto. Habéis ejercido vuestro derecho de libre expresión, de agrupación, de manifestación libre, pero la situación exige que no haya un solo mártir. Yo no quiero que muera nadie. No quiero que muera nadie más por pedir justicia en este país tan regado por la sangre del fratricidio. Llevo muchísimos años siendo consciente de esta situación. Ya a los ocho años de edad, y tengo treinta y ocho estaba completamente segura que este mundo vale la pena, que este país vale la pena, y que tenemos las herramientas necesarias para hacerlo mejor, mejor y mejor. Por eso, tras leer infinidad de estatutos de partidos, analizar la Historia, indagar en el pensamiento y en las formas de vida, he llegado a la conclusión que la única manera de acabar con un sistema es entrando en él.

Entremos en él y construyamos el mundo que queremos ahora. Subiremos desde los sótanos y alcantarillados y, aprovechando, “esa democracia” que nos están dando organicémonos y ascendamos hasta lo más alto. Toquemos las puertas de San Pedro y digamos “Esto es el cielo ¿no?, pues yo también tengo derecho a estar en él, yo y todos los que me acompañan, incluso los que no me acompañan”. Cohabitaremos entonces con todos los truhanes y villanos, y como nosotros seremos más, sólo tendrán dos opciones: compartir ese cielo, o ser lanzados al mar.

El legislativo está vendido, el poder judicial maniatado y el ejecutivo poco puede hacer si es sólo un “mandado”. Nadie nos va ayudar allá en los cielos, desde donde nos contemplan con cierto temor, pero aún con demasiada indiferencia.

Volved a vuestras casas con la cabeza alta pues sois gente de honor. Y desde allí, en cada hogar, en cada barrio, en cada pueblo y ciudad, en las provincias y las autonomías…clamad libertad para vivir, democracia verdadera. Y hacedlo ya, con sus mismas herramientas. Ejerced vuestro poder, que es absoluto como un puño cuando el pueblo es uno.

Sin alentar la violencia implícita de este Gobierno sin sentido, sin animar la violencia explícita de este Gobierno sin sentido, sin  dolor ni sufrimiento, y por Dios sin un solo muerto.

Animad vuestros corazones pues sois grandes y poderosos y podéis serlo más. Yo he decidido escalar el aire. Me han tachado de muchas cosas montando el Partido Democrático. En nuestra localidad sólo nos han votado ochenta personas. Y para más inri, los 21 que figuraban en la lista, la mitad en la playa, o votando a otro partido. Pero nos da igual, seguimos adelante. Os invito a hacer lo mismo, vosotros sois miles, haced lo mismo y venceréis, venceremos, la DEMOCRACIA  vencerá y llegará la justicia tan ansiada, la igualdad tan esperada y el bienestar tan merecido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: