Ordenanza de posesión de animales

(BORRADOR)

 

Capítulo 1

Disposiciones generales

Artículo 1: Objetivo

Artículo 2: Finalidad y principios

Artículo 3: Definiciones

Capítulo 2

Normas generales de protección de animales

Artículo 4: Obligaciones de las personas propietarias i poseedoras de animales.

Artículo 5: Animales potencialmente peligrosos y de peligrosidad constatada

Artículo 6: Prohibiciones

Artículo 7: Prohibición de las peleas de animales y otras actividades

Artículo 8: Certámenes

Artículo 9: Transporte y mantenimiento temporal de animales en vehículos particulares

Artículo 10: Animales en la vía pública

Artículo 11: Control de poblaciones de animales

Artículo 12: Filmación de escenas ficticias de crueldad

Artículo 13: Sacrificio y esterilización de animales

Artículo 14: Responsabilidad de las personas poseedoras de animales

Capítulo 3

De la posesión de animales

Artículo 15: Tratamiento sanitarios y comporta mentales

Artículo 16: Registro censal

Artículo 17: Identificación

Artículo 18: Recogida de animales

Artículo 19: Recuperación de animales

Artículo 20: Acogida de animales

Artículo 21: Captura de perros y gatos asilvestrados

Capítulo 4

De las asociaciones de protección y defensa de animales

Artículo 22: Asociaciones de protección de animales

Capítulo 5

De los núcleos zoológicos

Capítulo 6

Disposiciones generales

Artículo 23: Requisitos de funcionamiento

Artículo 24: Animales usados en competiciones

Capítulo 7

Instalaciones para el mantenimiento de animales

Artículo 25: Requisitos mínimos

Capítulo 8

Establecimiento de venta de animales y centros de crianza

Artículo 26: Requisitos

Artículo 27: Disposiciones especiales para los establecimientos que comercialicen animales exóticos

Capítulo 9

Fauna salvaje autóctona y no autóctona

Artículo 28: Regulación

Capítulo 10

Inspección y vigilancia

Artículo 29: Inspección y vigilancia de animales de compañía

Artículo 30: Inspección y vigilancia de la fauna salvaje

Artículo 31: Colaboración con la acción inspectora

Capítulo 11

Infracciones y sanciones

Capítulo 12

Infracciones

Artículo 32: Clasificación

Capítulo 13

Sanciones

Artículo 33: Multas, comisos y cierre de instalaciones

Artículo 34: Cantidad de las multas

Artículo 35: Decomisación de animales

Artículo 36: Responsabilidad civil y reparación de daños

Artículo 37: Responsables de las infracciones

Artículo 38: Procedimiento sancionador

Artículo 39: Administración competente para sancionar

Capítulo 14

De los gravámenes

Artículo 40: Impuestos, pagamientos y tasas

Artículo 41: Arbitrios

Artículo 42: Excepciones

ordenanza de desarrollo ordinario de la posesión de animales

Exposición de motivos

Mediante la Ley 1/1992 del 8 de abril de protección de animales y el Decreto 56/1994 del 13 de mayo que desarrollaba la mencionada ley, junto a la Ley 50/1999 del 23 de diciembre sobre el régimen jurídico de la posesión de animales potencialmente peligrosos así como la Ley 5/1999 del 31 de marzo de la regularización de la posesión de perros lazarillos; se contó con una legislación global sobre la protección de animales y que suponía un nuevo preámbulo en este ámbito de las Baleares. Las susodichas leyes, que fueron adalides en nuestro entorno, tenían como objetivo recoger los principios de respeto, defensa y protección de animales que figuran en los tratados y convenios internacionales y en las legislaciones de países socialmente más avanzados, así como también dotar de unidad a la legislación vigente. Se establecieron las normas y los medios necesarios para mantener y salvaguardar las poblaciones animales y al mismo tiempo regularizar la posesión, venda, tráfico y mantenimiento en cautiverio para llevarse a cabo con unas garantías de buen trato para los animales. La presente ordenanza responde a la necesidad de adaptar la situación legal de Menorca a las novedades que se producen y a la evolución que la sociedad menorquina ha experimentado en dicha materia. Por este motivo, esta ordenanza realiza una nueva definición del concepto de animal de compañía, regula su protección y, especialmente, se configura como una disposición marco de protección de animales con el objetivo principal de incrementar la sensibilidad de los ciudadanos respecto a la protección de animales. La ordenanza derivada de estas leyes permitirán ajustar aún más las disposiciones de dichas leyes al marco propio del quehacer diario de la isla de Menorca.

El concepto de animal de compañía se extiende también a animales de la fauna no autóctona que de manera individual viven con las personas y han asumido la costumbre del cautiverio para incrementar su control y, consecuentemente, el grado de protección.

Otra novedad es el hecho que se manifiesta una clara declaración de principios al considerar los animales como organismos dotados de sensibilidad psíquica además de física; es decir, derechos propios.

A estos derechos que se le atorgan se añaden la prohibición del sacrificio de todos los perros y gatos que han sufrido abandonos por falta de responsabilidad de sus propietarios y que merecen que su vida transcurra en condiciones dignas y que sea respetada.

Entre las novedades de esta ordenanza cabe destacar que se formulan de manera coherente con la finalidad de proteger los animales tanto de las obligaciones de sus propietarios y poseedores así como las prohibiciones de las acciones que les puedan causar daños.

En el ámbito de los animales de compañía también hay importantes novedades, todas ellas destinadas a conseguir una adquisición responsable de manera que los ciudadanos que voluntariamente adquieran animales se responsabilicen de ellos, cuidarlos y sobre todo respeten sus derechos y, por lo tanto, no los abandonen. Para conseguir estos objetivos también es imprescindible contar con los centros de venta de animales, los cuales deben cumplir una serie de requerimientos higiénico-sanitarios, por lo que será necesario realizar un curso de cuidador o cuidadora impartidos por profesionales que las autoridades competentes designen en coordinación con las protectoras.

También cabe destacar que esta ordenanza regula y limita la crianza de perros y gatos por particulares con la finalidad de disminuir su número y evitar una proliferación indiscriminada sin ningún tipo de control ya que en ocasiones estos animales sufren las consecuencias del abandono.

Del mismo modo, se regulan los aspectos relativos a las empresas especializadas que se encargan del servicio de recogida de animales abandonados y se crea el Voluntariado de Protección y Defensa de los Animales que debe favorecer la implicación ciudadana en el logro de las finalidades de dicha ordenanza.

Con el fin que esta ordenanza sea un instrumento válido para conseguir las finalidades que establece, se actualiza el régimen sancionador adecuándolo al nuevo contenido de las nuevas leyes vinculantes y regulándolo si bien respetando los propios principios de procedimiento sancionador. También se realizan algunas modificaciones menores en relación a aspectos técnicos de la protección de la fauna autóctona.

Disposiciones generales y normas generales de protección de animales

Capítulo I

Disposiciones generales

Artículo 1

Objetivo

Esta ordenanza tiene como objetivo establecer las normas generales para la protección y el bienestar de los animales que se encuentran de manera permanente o temporal en Menorca, con independencia del lugar de residencia, de las personas propietarias o poseedoras.

Artículo 2

Finalidades y principios

1. La finalidad de esta ordenanza es conseguir el máximo nivel de protección y bienestar de los animales, favoreciendo una responsabilidad más elevada y una conducta más cívica de la ciudadanía en la defensa y preservación de los animales.

2. Los animales son seres vivos dotados de sensibilidad física y psíquica así como de movimiento voluntario, los cuales deben recibir el trato que, atendiendo básicamente las necesidades etológicas, les procure su bienestar.

3. Nadie debe provocar sufrimientos o maltratos a los animales o causarles estados de ansiedad o miedo.

4. El sacrificio no será una acción factible excepto en el caso que se trate de un animal con una enfermedad terminal y que esté plenamente apoyado por las entidades veterinarias y supervisado por las asociaciones protectoras. Quedan expresamente suprimidos los sacrificios como medida de control demográfico de la población animal.

5. La posesión de un animal implicará el máximo respeto al vecindado evitando siempre todo tipo de molestias y fomentando una buena convivencia.

Artículo 3

Definiciones

A los efectos de esta ordenanza, se entiende por:

a) Animal doméstico: aquél que pertenece a especies que habitualmente se crían, se reproducen y conviven con personas y que no pertenecen a la fauna salvaje. También tienen esta consideración aquellos animales que se crían para la producción de carne, pelaje u otro tipo de producto útil para el ser humano, los animales de carga y los que realizan actividades agrarias.

b) Animal de compañía: animal doméstico que las personas mantienen generalmente en casa con la finalidad de obtener compañía. A los efectos de esta ordenanza, siempre gozan de dicha consideración los perros, gatos, hurones y en general todo aquellos animales que no tengan ninguna finalidad de lucro por parte de su propietario.

c) Fauna salvaje autóctona: fauna que comprende o incluye las especies de animales originarios de Menorca o del resto del estado español, incluidos aquellos que hibernan o de migración junto a las especies de peces y animales marítimos de las costas menorquinas.

d) Fauna salvaje no autóctona: fauna que comprende las especies animales de fuera del estado español.

e) Animal de compañía exótico: animal de la fauna no autóctona que de manera individual depende de los humanos, convive con ellos y ha asumido su cautiverio.

f) Animal asilvestrado: animal de compañía que pierde sus condiciones de adaptación a la convivencia con las personas.

g) Animal abandonado: animal de compañía que no va acompañado de ninguna persona ni/o lleva ninguna identificación de su origen o de la persona a la que pertenece.

h) Animal salvaje urbano: animal salvaje que cohabita un territorio geográfico con las personas, referido al núcleo urbano de ciudades y pueblos, y que pertenece a las siguientes especies: paloma bravía (Columba livia) gaviota patiamarilla (Larus cachinnans), estornino negro y pinto (Sturnus unicolor y Sturnus vulgaris), especies de fauna exótica y otras que se deben determinar por vía reglamentaria.

i) Núcleo zoológico: agrupaciones zoológicas para la exhibición de animales, las instalaciones para su mantenimiento, los establecimientos de cría y venta, los centros de recogida, el domicilio de particulares donde se realizan ventas o transacciones con animales y aquellos con características similares que se determinen por vía reglamentaria. Quedan excluidas las instalaciones que acojan animales de crianza para la producción de carne, pelaje u otro producto útil para el ser humano, animales de carga y destinados al trabajo agrario. Del mismo modo, quedan incluidos todos aquellos establecimientos que se mencionan en el artículo 27 de la Ley 1/1992 del 8 de abril sobre protecciones de animales

j) Instalaciones para el mantenimiento de animales de compañía: establecimiento donde se guardan los animales de compañía y reciben cuidados como las residencias, las escuelas de adiestramiento, las perreras deportivas y de caza y los centros de importación de animales.

k) Centro de cría de animales: instalación que destina la crías a la venta o cesión posterior con independencia del número, ya sea directamente al público en general, a establecimientos de venta u otros.

l) Asociación de protección y defensa de animales: entidad sin ánimo de lucro legalmente constituida y uno de cuyos objetivos o finalidades es emparar y proteger los animales.

m) El ayuntamiento correspondiente, por si mismo o a través de sociedades protectoras de animales podrá comisar los animales de compañía si hay indicios de maltratamiento o tortura o presentan síntomas de agresión física o desnutrición, o se encuentran en instalaciones indebidas. Esto implicará una sanción económica correspondiente a una falta grave según como se encuentre el animal.

Capítulo II

Normas generales de protección de animales

Artículo 4

Obligaciones de las personas propietarias o poseedoras de animales

1. Las personas propietarias y poseedoras de animales deben mantenerlos en buenas condiciones higiénico-sanitarias, de bienestar y de seguridad de acuerdo con las características de cada especie y no propiciar molestias de ningún tipo al vecindado como los derivados de ruidos y olores.

2. La persona poseedora de un animal debe darle la atención veterinaria básica para garantizar su salud.

3. Las personas propietarias o poseedoras de perros, gatos y caballos están obligadas a censarlos en los servicios municipales correspondientes y a proveerse de la tarjeta sanitaria correspondiente cuando el animal cumpla los tres meses de edad así como el correspondiente chip de identificación.

4. Los porteros, guardas o encargados de fincas urbanas o rústicas deberán facilitar a la autoridad municipal que lo requiera todos los antecedentes y datos que conozcan respecto a la existencia de perros donde prestan sus servicios. La posesión de perros destinados a guardar rebaños se ajustará además de lo indicado en el presente apartad, al que disponga la Consejería de Agricultura, Comercio e Industria del Govern Balear.

5. Los perros podrán estar sueltos en las zonas fijadas por el ayuntamiento. En los jardines públicos que no tengan una zona determinada, se establecerá un horario para este fin.

6. Se establecen las condiciones de alojamiento que se indican a continuación sin perjuicio de las que puedan determinar las autoridades competentes para casos particulares y de acuerdo con las especiales características del lugar de ubicación, del animal y de su funcionalidad:

a) Los animales en general y los perros en particular que tengan que permanecer la mayor parte del tiempo fuero de los habitajes deberán contar con un habitáculo suficientemente amplio para poderse proteger de las temperaturas extremas. Así mismo, el alojamiento y las condiciones ambientales de espacio, ventilación, humedad, temperatura, luz y cobijo y las curas necesarias para evitar cualquier sufrimiento, para satisfacer sus necesidades vitales y garantizar su bienestar mediante su mantenimiento, incluyendo toda asistencia sanitaria. A tal efecto, también será obligatorio posibilitar el ejercicio libre, dejándolos libres al menos una hora.

b) La sujeción de estos animales mediante cadena corredera sobre cable horizontal deberá tener una longitud suficiente que permita al animal disponer de un desplazamiento mínimo de 5 metros. Las cadenas fijas solo se utilizarán cuando sea imposible instalar la corredera y en todo caso deberá tener una longitud mínima de 3 metros. Bajo ningún concepto el animal llevará ningún tipo de collar de castigo ni de fuerza que le produzca sufrimiento. En cualquier caso, la ligazón debe permitir al animal suficiente movimiento libre para cobijarse.

c) Las cadenas de tipo fijo deben llevar un dispositivo que evite la torsión o enrollamiento i la consiguiente inmovilización del animal.

d) Los animales potencialmente peligrosos, en lugares y espacios públicos, deberán ser conducidos o controlados por una cadena o correa no extensible de menos de 2 metros y con un máximo de dos animales por persona.

e) Los animales de un peso superior a los 25 kg. no pueden tener como habitáculo espacios inferiores a los 6 metros cuadrados, sin perjuicio de aquello que las autoridades determinen en casos excepcionales y/o en animales de peso inferior a los 25 kg. con excepción de aquéllos que permanezcan temporalmente en las perreras insulares.

f) En los establecimientos de venda, las jaulas y/o espacios reducidos donde se expongan los animales deberán poder permitir su movimiento por el interior.

g) Queda expresamente prohibido dejar en patios, terrazas, balcones o habitaciones con ventanas abiertas a animales cuyos ruidos, cantos o gritos puedan perjudicar el descanso del vecindado o que ocasionen molestias evidentes. Los animales de compañía nunca pueden tener como alojamiento habitual los patios interiores o balcones.

7. Los propietarios o poseedores de animales de compañía deberán asumir la responsabilidad de asegurarles el acceso permanente al agua de bebida, una alimentación adecuada y suficiente, y las atenciones higiénico-sanitarias necesarias para mantenerlos en perfecto estado de salud. También el ejercicio diario de al menos una hora formará parte integrante de las condiciones del hábitat del animal. Incurrirán en responsabilidad aquellos que tengan animales sedientos, manifiestamente desnutridos por causas no patológicas o sucios por el abandono o descuido a que se encuentren sometidos.

8. Los platos o recipiente donde se sirva alimento a perros y gatos deberán ser de uso exclusivo a este fin, deberán limpiarse separadamente del ajuar y útiles de cocina destinados a la alimentación humana y no podrán tener golpes o desperfectos que dificulten su limpieza.

9. La cantidad de animales por habitaje tendrá como límite la capacidad posible del mismo, así como las condiciones higiénico-sanitarias, nutrición y espacio vital suficiente. También se tendrán en cuenta las posibles molestias como ruidos o olores que este hecho pudiese suponer, aspectos quedan bajo la responsabilidad del poseedor. Por otro lado, la delimitación deberá ser la apropiada y suficiente para contener y mantener los animales dentro de los límites de la propiedad del inmueble del poseedor. A tal efecto, la colocación de cercas, vallas o palizadas son obligatorias y su coste corre a cargo del poseedor. En el caso que dos vecinos sean poseedores de animales cuyas características exijan la colocación de los mencionados sistemas de contención, los gastos irán a cargo de los dos. La no colocación de estos límites implicará incurrir en una falta grave dado el peligro potencial y las molestias que puede provocar la incursión de animales en propiedades ajenas.

10. Los perros guardianes deberán tener más de dos años de edad.

11. En los casos de declaración de epizootias los poseedores de perros y gatos deberán cumplir las disposiciones sanitarias preventivas que dicten las autoridades competentes. Anualmente, perros y gatos deberán ser vacunados en las fechas fijadas a este efecto y se hará constar el cumplimiento de esta obligación en su tarjeta sanitaria. No llevar a término estas actuaciones implicará una sanción leve.

12. Las autoridades competentes, conjuntamente con las asociaciones protectoras llevarán a cabo un control demográfico de los gatos callejeros mediante el control de natalidad. A tal efecto, se realizarán dos campañas anuales de esterilización. Estos gatos estarán debidamente marcados y formarán parte de un censo a tal efecto. Estos animales se consideran protegidos por cada municipio y, por tanto, cualquier tipo de maltrato que puedan sufrir será causa de incurrimiento en una falta grave.

13. Los animales que hayan causado lesiones a una persona u otro animal, así como los sospechosos de padecer rabia, deberán ser sometidos a un control veterinario oficial durante catorce días. El periodo de observación tendrá lugar en las dependencias de las perreras insulares destinadas a la cuarentena. Estos espacios de cuarentenas también tendrán como finalidad acoger a todos aquellos animales enfermos con posibilidades de contagio.

14. A petición del propietario y con el informe favorable del perro agresor, este seguimiento podrá llevarse a cabo en el domicilio del amo siempre y cuando el animal esté debidamente documentado no haya indicios claros de padecer rabia.

15. En caso que el animal agresor sea de los denominados abandonados o de amo desconocido, las autoridades competentes y los agredidos deberán colaborar con la perrera. El procedimiento de observación será el mismo que en los casos anteriores.

16. Los gastos originados por la retención y control de animales deberán ser abonados por los propietarios.

17. Cuando se interne un animal en la perrera por orden de la autoridad competente, la orden de ingreso deberá precisar el tiempo de observación a que el animal deba ser sometido, la causa y a cargo de quien se abonarán los costes originados. Salvo orden contraria, el animal será considerado abandonado si el propietario, a pesar del requerimiento pertinente, no recoge el susodicho animal.

18. La personas que oculten casos de rabia en los animales o dejen en libertad aquellos que la padecen incurrirán en una falta grave y pasarán a disposición de las autoridades correspondientes. Los propietarios o poseedores de los animales que hayan causado una lesión están obligados a facilitar los datos correspondientes del animal agresor, tanto a la persona agredida como a las autoridades que los soliciten. Los perros sospechosos de tener rabia y aquellos que en morir hayan padecido esta enfermedad deberán ser conducidos a centros veterinarios de la localidad para su control y análisis. Siempre que sea posible, y especialmente en caos de agresión o mordedura de los perros, la vida del animal deberá ser respetada para facilitar su diagnóstico, y solo se justificará su sacrificio cuando exista un peligro real e inminente.

19. Las personas heridas por un animal deberán informar inmediatamente del hecho al laboratorio municipal para poder ser sometidas a tratamiento si así lo aconseja el resultado de la observación del animal.

20. Se consideran incorporadas a estas ordenanzas todas las disposiciones de protección y de buen trato a los animales, dictadas o que se dicten, de reglamentación del proteccionismo y conservacionismo. Conforme con la Ley 50/1999 del 23 de diciembre bajo la posesión de perros considerados potencialmente peligrosos, se entiende como perros potencialmente peligrosos una o más de las siguientes circunstancias:

21. Serán considerados como animales potencialmente peligrosos aquellos que cumplan al menos dos de las siguientes especificaciones:

a) Perros que han tenido episodios de agresividad con personas u otros perros sin justificación aparente.

b) Perros que hayan sido adiestrados para el ataque o la defensa y hayan tenido algún episodio de agresividad injustificada.

c) Perros que pertenecen a razas y a cruces especificados en la normativa vigente y se encuentran dentro de los anteriores apartados.

d) Quedan excluidos de esta denominación, condicionados a su normativa específica, los animales salvajes de la fauna autóctona y no autóctona.

22. Los propietarios de perros considerados potencialmente peligrosos deberán disponer de la correspondiente licencia administrativa que se regirá por el Real Decreto 287/2002 del 22 de marzo, que desarrolla al Ley 50/1999 del 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la posesión de animales potencialmente peligrosos o la norma que la sustente.

23. La posesión de animales de compañía quedará condicionada, con la previa autorización administrativa y en conformidad con lo que se establezca reglamentariamente, a las características del habitaje y de la zona siempre y cuando no se deba catalogar como actividad económica tipificada por su número.

24. La posesión, en domicilios particulares, de otros animales no cualificados como de compañía y la de animales salvajes quedará condicionada en todo el término municipal a la autorización expresa del ayuntamiento, el cual, en coordinación con las asociaciones protectoras siguientes, determinarán las obligaciones de los propietarios del animal no considerado de compañía. Se hará referencia a las condiciones higiénico-sanitarias y a la ausencia de molestias y peligrosidad al vecindado por parte del animal.

25. La posesión de aves de corral, conejos, palomas y otros animales análogos en domicilios particulares, tanto en terrazas como en patios o patios o cobertizos, queda condicionada al hecho que las circunstancias del alojamiento y la adecuación de las instalaciones lo permitan tanto en el aspecto higiénico-sanitario como por la inexistencia de incomodidades o peligros para los vecinos u otras personas. Con carácter general y siempre que se cumplan las normas vigentes, se limita la posesión de este tipo de animales a 20 individuos por habitaje, cuya ampliación numérica será posible mediante la autorización del ayuntamiento correspondiente.

26. Los poseedores de animales de compañía que no quieran continuar poseyéndolos deberán entregarse al Centro Sanitario Municipal, centro supra municipal o concertado, o a cualquiera de las entidades dedicadas a la protección de animales legalmente reconocidas que acepten voluntariamente su entrega. En ambos casos, i cuando se trate de especies caninas, se acompañaran la documentación acreditativa de su inscripción en el Censo Canino Municipal i la tarjeta sanitaria correspondiente si así corresponde. Del mismo modo, deberán manifestarse expresamente si la voluntad del abandono tiene por objetivo alguna de las siguientes circunstancias:

a) Abandono definitivo: se entiende como tal el abandono incondicional de su propiedad y posesión.

b) Abandono condicional: se entiende como tal la voluntad de renunciar, sencillamente, a su propiedad y posesión siempre que el animal sea objeto de adopción por un tercer interesado y, si no, recobrar la plenitud de derecho sobre éste. En este caso el término de permanencia no podrá exceder de los quince días, durante los cuales se ofrecerá en adopción. Al finalizar el susodicho término sin haberse operado ninguna adopción, el depositario deberá optar entre recobrar la posesión del animal o su abandono definitivo en un período de 48 horas.

Quedará prohibido el abandono de cualquier animal de compañía en las vías y espacios públicos, zonas rurales, etc. Este hecho estará tipificado como una falta grave.

Artículo 5

Animales potencialmente peligrosos y de peligrosidad constatada.

1. Se consideran como:

a) Animales potencialmente peligrosos: los definidos en el artículo 4, punto 22, de esta ordenanza.

b) Animales de peligrosidad constatada: aquellos animales que las autoridades competentes así lo decidan, a debida cuenta de las circunstancias concurrentes que cada caso recomiende de manera individualizada, por haber mordido o causado lesiones a personas u otros animales en el transcurso de un año. Este dictamen será determinado concretamente por la opinión experta de tres veterinarios así como la de los especialistas en comportamiento animal y el visto bueno de las asociaciones protectoras que intervengan. Para llegar a estar dictamen, inicialmente se deberá descartar cualquier causa patológica que altere su comportamiento. Una vez constatada su peligrosidad, se estudiará si la causa es generada por la experiencia con el poseedor del animal y que pueda justificar una actuación cruel o negligente por lo que respecta a su educación. En tal caso se procederá al decomiso del animal.

2. Los animales que pertenezcan a las Fuerzas Armadas, cuerpos de seguridad del Estado como el Cuerpo de la Policía Local y los pertenecientes a empresas de seguridad privada con autorización oficial no se incluirán en las clasificaciones anteriores y, por lo tanto, no se verán sometidos a los requerimientos especiales

3. Los propietarios o poseedores de animales potencialmente peligrosos deberán cumplir rigurosamente las prescripciones de seguridad que la presente ordenanza tanto en su alojamiento con para circular en la vía pública.

4. Los propietarios o poseedores de animales potencialmente peligrosos y/o de vigilancia deberán sujetarlos de manera que los viandantes no sufran ningún mal. El uso del bozal únicamente será obligatorio en caso que el animal potencialmente peligroso sea también de peligrosidad constatada. Así, los propietarios o poseedores deben controlar los animales potencialmente peligrosos de tal manera que no puedan abandonar el recinto y atacar a quien circules por la vía pública, por lo que deberán cumplir los siguientes requisitos:

a) Se deberá colocar un rótulo en un lugar visible que advierta del peligro existente dada la presencia de un perro potencialmente peligroso en el recinto, así como también en el caso de la presencia de un perro de vigilancia.

b) Las paredes y vallas deberán ser suficientemente altas y consistentes, y deberán estar bien fijadas con el fin de soportar el peso del animal.

c) Las puertas de las instalaciones deberán ser tan resistentes y efectivas como el resto del perímetro y diseñadas para evitar que los animales puedan desencajarlas o abrir ellos mismos los mecanismos de seguridad. En caso que existiese suficiente espacio que permitiera al perro asomar el hocico y morder, deberán instalarse unas mallas metálicas en las puertas.

d) En caso de sustracción o pérdida del animal, su titular deberá comunicarlo a la Policía Local y al responsable del Registro Municipal de Animales potencialmente peligrosos en un término máximo de 48 horas

e) Los poseedores de animales de peligrosidad constatada deberán cumplir los requisitos especiales que se les impongan.

f) Los poseedores de animales potencialmente peligrosos y de peligrosidad constatada siempre deberán llevar consigo la documentación del animal con la correspondiente certificación donde se especificará aspectos como la obligatoriedad del bozal y otras características afines. Esta documentación deberá presentarse de manera obligatoria en caso de demanda o control policial tanto rutinario como excepcional.

g) Los poseedores o propietarios de animales potencialmente peligrosos o de peligrosidad constatada deberán acreditar la formalización de un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura no inferior a los 300.000 euros.

Artículo 6

Prohibiciones

Quedan prohibidas las siguientes actuaciones respecto a los animales:

1. Maltratarlos, agredirlos físicamente o someterlos a cualquier práctica que les produzca sufrimiento o daños físicos o psíquicos.

2. Suministrarles sustancias que puedan causar alteraciones de la salud o del comportamiento excepto en los casos amparados por la normativa vigente o por prescripción veterinaria.

3. Abandonarlos.

4. Mantenerlos en instalaciones indebidas des del punto de vista higiénico-sanitario, de bienestar y de seguridad del animal.

5. Practicarles mutilaciones, extirparles las uñas, cuerdas vocales y otras partes u órganos salvo en las intervenciones realizadas con asistencia veterinaria en caso de necesidad terapéutica con el fin de garantizar su salud o limitar o anular su capacidad reproductora. Por motivos científicos o de manipulación, estas intervenciones se podrán realizar con la obtención previa de la autorización por parte de la autoridad competente.

6. No facilitarles la alimentación suficiente.

7. Hacer entrega como premio, recompensa, gratificación o regalo de compensación por otras adquisiciones de naturaleza diferente a la transacción onerosa de animales.

8. Venderlos a personas menores de dieciocho años y a las personas incapacitadas sin la autorización de aquéllos que poseen la potestad o custodia.

9. Comerciar con ellos fuera de los certámenes o de otras concentraciones de animales vivos y establecimientos de venta y cría autorizados salvo en las transacciones entre personas particulares cuando se limiten a sus animales de compañía, no tengan ánimo de lucro y se garantice el bienestar del animal.

10. Exhibirlos de forma ambulante como reclamo, incluidos en este apartado los exhibidos en circos

11. Someterlos a trabajos inadecuados por lo que respecta a las características de los animales y a las condiciones higiénico-sanitarias.

12. Mantenerlos amarrados durante la mayor parte del día o limitarles de forma duradera su movimiento necesario. Quedan prohibidas las trabas.

13. Mantenerlos en locales públicos o privados en condiciones de calidad ambiental, luminosidad, ruido, humo y similares que les puedan afectar tanto físicamente como psicológicamente.

14. Matarlos por juego o perversidad, o torturarlos, por no poder atenderlos.

15. Golpear los animales con varas u otros objetos duros así como el uso de varas eléctricas, tele dispositivos, correas y similares.

16. Acarrear animales vivos suspendidos por las patas.

17. El uso de perrillo para los animales destinados a trabajos de carga o de tracción deberá sustituirse por una fuerte correa de cuero. Como excepción, en aquellos casos en que las características del animal aconsejen el uso de perrillo, éste deberá forrarse con material suave y blando.

18. Llevar animales atados a vehículos en marcha.

19. El transporte de mercaderías a lomos del animal por el interior de la población.

20. El abandono de animales en habitajes cerrados o desalojados, en la vía pública, solares, jardines.

21. Causarles la muerte por no poder asistir a los animales.

22. No se consideran infracciones por maltrato aquellas acciones de autodefensa proporcionada que se causen a un animal en caso que éste atacase cualquier persona. No se contempla agredir a un animal como medida disuasoria o preventiva. En tal caso se contemplará como una infracción grave o muy grave.

23. Venderlos a laboratorios o clínicas sin control administrativo.

24. En todo el término municipal la caza, captura y pesca de animales excepto en las actividades deportivas con autorización administrativa previa.

25. Realizar actos públicos o privados de peleas de animales o parodias en los cuales se los mate, hiera u hostilice, torture o ridiculice o sean objeto de rituales religiosos del tipo que sea. Se considerará falta muy grave no respetar esta prohibición.

26. No evitar el riesgo sanitario, peligro o molestias al vecindario, a otras personas o al mismo animal constituirá una falta leve, grave o muy grave según la magnitud del acto.

27. Se prohíbe mantener los animales de compañía en un lugar sin ventilación, sin luz o en condiciones climáticas extremas. La retirada de excrementos i de los orines deberá realizarse de forma regular y los alojamientos deberán mantenerse limpios, desinfectados, desratizados y desinsectados convenientemente.

28. Se prohíbe mantener permanentemente cerrados a los animales que se alojen de forma habitual dentro de un domicilio, los cuales deben poder salir al exterior al menos dos veces al día.

29. Se prohíbe la posesión de animales feroces y salvajes en cautividad en habitajes y cualquier otro local que no posea las debidas condiciones de seguridad acreditadas previa y fehacientemente por los servicios técnicos municipales competentes y autorizadas expresamente por el ayuntamiento.

Artículo 7

Prohibiciones de peleas de animales y otras actividades

1. Se prohíbe el uso de animales en peleas y en espectáculos u otras actividades si éstas les pueden ocasionar sufrimiento o pueden ser objetos de burlas o tratamientos antinaturales, o bien puedan herir la sensibilidad de las personas como por ejemplo las siguientes:

a) Peleas de perros.

b) Peleas de gallos

c) Matanzas públicas de animales

d) Atracciones feriales de caballitos donde se utilicen animales

e) Tiro al pichón y otras prácticas asimilables.

f) Atracciones tales como las repliegas de asnos (Replec d’ases) donde los animales son objeto de tratos vejatorios.

2. Quedan excluidas de estas prohibiciones:

a) La corrida de toros en las localidades donde, en data de entrada en vigor de la Ley 3/ 1988 del 4 de marzo de protección de animales, hubiesen plazas construidas para celebrarla, a las cuales se prohibirá el acceso a las personas menores de catorce años.

b) Las fiestas de vaquillas sin la muerte del animal (encierros) en las fechas y localidades donde tradicionalmente se celebran. En estos casos se prohíbe inferir daño a los animales.

c) Las fiestas propias del pueblo donde intervengan jinete o “cavaller”, éste deberá tener un peso apropiado que nunca será superior al que pueda soportar el animal según la actividad a que se destine. El jinete llevará un caballo máximo de 3 años (¿?) para tal finalidad.

3. Se prohíbe matar y maltratar los animales usados en producciones cinematográficas, televisivas, artísticas o publicitarias, o causarles daños o estrés, de manera que el derecho a la producción y la creación artística, cuando se desarrolle dentro de un espectáculo, queda sujeto a normas de policía de espectáculos, como pudiera ser la autorización administrativa previa. La difusión audiovisual de este tipo de producciones queda restringida a horarios donde no pueda ser observada por menores y herirles la sensibilidad.

4. Se prohíbe la circulación por las vías públicas de aquellos perros no conducidos con cadena, correa o cordón resistente. Deberán ir proveídos del bozal cuando el temperamento del animal así lo aconseje y bajo la responsabilidad del amo. En el collar, que portarán obligatoriamente, deberá figurar la placa sanitaria canina.

5. Las personas que lleven perros u otros animales deberán impedir que éstos depositen sus defecaciones en las aceras, paseos, jardines y, en general, en cualquier zona destinada al tránsito de viandantes. Con este fin, y mientras no se disponga de otra posibilidad, deberán llevarlos por la calzada, al lado del arcén y lo más cercano al alcantarillado, a los parterres de los árboles y las zonas de tierra no destinadas al paso de los viandantes, o en las zonas destinadas al uso si los hay.

6. Se prohíbe abandonar las deposiciones fecales de los perros en las vías públicas. Los propietarios de los animales son responsables de su eliminación. En el caso de infringir esta norma, los agentes de la autoridad podrán requerir al propietario o a la persona que transporte el animal que retire los excrementos. Si este requerimiento no fuese atendido, podrían imponer la sanción pertinente. Las deposiciones recogidas deberán introducirse de manera higiénicamente aceptable en bolsas de basura domiciliarias o en cualquier caso en bolsa de plástico en lugares destinados expresamente a tal efecto por la autoridad competente.

7. Se prohíbe depositar las bolsas de deposiciones en las bocas del alcantarillado.

8. Se prohíbe expresamente la entrada de perros, gatos u otro tipo de animal a toda clase de locales destinados a la fabricación, venta, almacenaje, transporte o manipulación de alimentos, excepto en casos de perros lazarillo y los animales declarados de utilidad pública o propiedad de entidades públicas. Las personas propietarias de hoteles, pensiones, bares, restaurantes, cafeterías o similares podrán prohibir, según su propio criterio, la entrada y permanencia de animales. Para poderse llevarse a cabo, será necesario que el perro o gato u otro animal lleve al collar la chapa numerada de matrícula, y el bozal correspondiente cuando proceda y vayan sujetos con una correa o cadena.

9. Se prohíbe la entrada de perros y gatos a las playas durante la temporada de baño entre las 11:00 y las 17:00 entre los meses de julio y setiembre, ambos incluidos.

10. Se prohíbe, tal como establece la Ley 1/1992 del 8 de abril de protección de animales, la posesión de animales de especies protegidas con las particularidades establecidas en la normativa vigente .

Retener animales como domésticos los que pertenecen a especies protegidas o en riesgo de extinción ni aquellos que no puedan adaptarse al cautiverio, ya sea por sus condiciones naturales, ya por representar un peligro para la salud y seguridad de las personas u otros animales con que convivan. No respetar esta prohibición implicará la sanción económica correspondiente. Únicamente quedan fuera de esta directriz la retención de animales protegidos en concepto de guarda y custodia y bajo la supervisión de las autoridades competentes, las cuales tendrán como objetivo la posterior introducción del animal en su hábitat.

11. Se prohíbe la entrada, venta o posesión de animales exóticos que sean considerados salvajes y/o exóticos, especialmente a los que se refiere a especies venenosas y/o cuya proliferación pudiera afectar el ecosistema existente o suponer una plaga en perjuicio del conjunto de la población. Dentro de esta denominación quedan incluidos los caimanes, cocodrilos, serpientes venenosas, peces y artrópodos dado el peligro potencial que representan. Tampoco se permitirá la posesión de animales de agresividad manifiesta o que puedan provocar envenenamientos por su mordisco o picadura.

Los animales de fauna no autóctona considerados exóticos, permitidos por los tratados internacionales ratificados por el Estado español, normativa europea o autonómica y que actualmente viven en el municipio o comunidad, deberán acreditar su existencia y procedencia legal con la documentación pertinente. En caso de crianza, se llevará a cabo el mismo procedimiento y un censo de todos los animales existentes de esta categoría.

12. No disponer de las autorizaciones pertinentes, la inobservancia de los requerimientos o el incumplimiento de las obligaciones y prescripciones contenidas en los apartados anteriores serán razón suficiente para emprender las siguientes medidas provisionales de limitación de la posesión:

a. Comisar temporalmente el animal hasta que los propietarios o encargados del animal resuelvan el problema o cumplan los requerimientos y condiciones que sean impuestos.

b. Comisar definitivamente el animal, la totalidad o parte de ellos y proceder a su donación adoptiva.

c. Aplicar las sanciones pertinentes según si la falta es leve, grave o muy grave.

Artículo 8

Certámenes

En los certámenes las actividades deportivas con participación de animales i otras concentraciones de animales vivos deberán cumplir la normativa vigente, en especial la relativa a condiciones higiénico-sanitarias, de protección y de seguridad de los animales así como todo lo que haga referencia al artículo 25 de la Ley 1/1992 del 8 de abril de protección de animales que viven en el entorno humano.

Artículo 9

Transporte y mantenimiento temporal de animales en vehículos particulares

1. Los animales deben disponer de un espacio suficiente que permita como mínimo que éstos puedan levantarse y yacer si se los traslada de un lugar a otro. Los medios de transporte o los embalajes serán concebidos para proteger a los animales de la intemperie y de las diferencias climáticas fuertes. En este sentido se dará especial atención a los aeropuertos y los puertos.

2. Está prohibido mantener los animales en vehículos estacionados sin adoptar las medidas necesarias con el fin de evitar que en su interior se produzcan temperaturas que les provoquen alteraciones y facilitando en todo momento la ventilación. En ningún caso estos lugares serán su albergo habitual.

3. Durante los meses de verano los vehículos que alberguen algún animal deberán estacionarse en una zona umbrosa, facilitando en todo momento sombra y ventilación.

4. Está prohibido cerrar los animales en los maleteros de los coches y en los remolques estacionados salvo que se adecue un sistema apropiado que garantice un aireo eficaz y que, al mismo tiempo, evite una posible intoxicación de gases expulsados por el vehículo. De tal modo el remolque o maletero deberá estar especialmente habilitado a este uso.

5. Los animales deben ser abrevados durante el transporte y deben recibir una alimentación apropiada a intervalos convenientes según lo establecido por vía reglamentaria.

6. En la carga y descarga de animales deberá utilizarse un equipo adecuado para evitar daños y sufrimientos.

7. Si la autoridad competente comprobase el incumplimiento de las normas anteriores desarrolladas, se adoptarán las medidas pertinentes para evitar el sufrimiento o muerte de los animales afectados en la forma que proceda a casa caso así como la correspondiente sanción por falta grave.

Artículo 10

Animales en la vía pública

1. En las vías públicas los animales deberán ir provistos de correa o cadena i collar o de otro medio de sujeción de acuerdo con la especie o raza y de acuerdo con las especificaciones manifiestas en la presente ordenanza. Así mismo, también portarán la identificación propia que permita la localización del titular.

2. El ayuntamiento podrá determinar espacios y horarios en los cuales se podrán dejar los animales sin cadena y bajo la supervisión y responsabilidad del poseedor o propietario, evitando en todo momento/caso las posibles molestias a las personas y otros animales que compartan el espacio. Estos espacios deberán adecuarse a esta actividad con las señalizaciones pertinentes, papeleras y espacios donde recoger bolsas destinadas a los excrementos. Los poseedores están obligados a recoger las deposiciones fecales de sus animales.

3. Los propietarios de los animales están obligados a respetar las indicaciones contenidas en los rótulos informativos colocados en el municipio, especialmente cuando se trate de los requerimientos de uso de zonas públicas destinadas al recreo de los animales.

4. Se prohíben la presencia de animales en las áreas y zonas de juego infantil, que estarán debidamente delimitadas y se evitará toda molestia, y las deposiciones fecales y micciones en dicho lugar, cuyo incumplimiento implicará una falta leve con la correspondiente sanción.

5. Con el objetivo de prevenir la proliferación e incremento de colonias no controladas en el municipio, se prohíbe alimentar los animales en las vías públicas o espacios públicos destinados al uso general de las personas. El ayuntamiento proveerá de comederos y abrevaderos en lugares estratégicos donde únicamente se depositará pienso y agua. La provisión de alimento será gestionado por las asociaciones protectoras y el ayuntamiento y por parte de las personas autorizadas correspondientemente.

6. Se prohíbe limpiar animales en las fuentes públicas.

7. Los poseedores o propietarios de animales deben adoptar medidas para no ensuciar las vías o espacios públicos con las deposiciones fecales y para evitar las micciones en las fachadas de edificios y en el mobiliario urbano.

8. Los poseedores o propietarios de animales están obligados a recoge y retirar los excrementos de los animales inmediatamente y de forma conveniente, limpiando si fuese necesario la parte de la vía, espacio público o mobiliario que hubiera resultado afectado.

9. Las deposiciones fecales recogidas deberán depositarse de manera higiénicamente correcta dentro de envoltorios impermeables y depositarlos en los contenedores de basura o en los recipientes destinados a tal efecto.

10 En el caso que esta norma se incumpla, los agentes de la autoridad municipal podrán requerir al propietario o persona que conduzca al animal que proceda a retirar las deposiciones sin perjuicio de la imposición de la sanción correspondiente.

Artículo 11

Control de poblaciones de animales

1. Se pueden realizar controles específicos de poblaciones de animales considerados perjudiciales o nocivos siempre que no se trate de ejemplares de especies protegidas. Las prácticas destinadas a la protección de las cosechas no deben implicar en ningún caso la destrucción masiva de animales sino un control de natalidad o reubicación de animales a espacios destinado a tal finalidad.

2. Se prohíbe el sus de colas o sustancias pegajosas como método para controlar animales vertebrados salvo el uso de liga

Artículo 12

Filmación de escenas ficticias de crueldad

La filmación en el ámbito territorial de Menorca para el cine, la televisión u otros medios de difusión que reproduzcan escenas ficticias de crueldad, maltrato o sufrimiento de animales requiere la autorización previa de la administración competente, a fin de garantizar que el daño sea disimulado y los productos y medios utilizados no provoquen ningún perjuicio al animal. El medio de difusión debe hacer constar que las situaciones son ficticias y el número de autorización.

Artículo 13

Sacrificio y esterilización de animales

1. Se prohíbe el sacrificio de perros y gatos en las instalaciones para el mantenimiento de animales de compañía y a los núcleos zoológicos en general, excepto por motivos humanitarios y sanitarios como enfermedades terminales, contagio o minusvalías graves.

2. El sacrificio de animales debe realizarse, en la medida que sea técnicamente posible, de manera instantánea, indolorosa y con el aturdimiento previo del animal de acuerdo con las condiciones y los métodos que se establecen por vía reglamentaria.

3. El sacrificio y la esterilización de los animales de compañía siempre deben realizarse bajo control veterinario.

Artículo 14

Responsabilidad de las personas poseedoras de animales

1. La persona poseedora de un animal, sin perjuicio de la responsabilidad subsidiaria de la persona propietaria, es responsable de los daños, perjuicios y molestias que éste ocasione a las personas, otros animales, objetos, vías y espacios públicos y al medio natural en general de acuerdo con lo establecido la legislación civil aplicable.

2. La persona poseedora de animales salvajes o de animales de compañía exóticos cuya posesión es lícita y que, por sus características, puedan causar daños a las demás personas, otros animales, objetos, vías y espacios públicos y al medio natural en general, deberá mantenerlos en cautiverio de manera que se garanticen las medidas de seguridad necesarias. Así mismo, no puede exhibirlos ni pasearlos por las vías públicas y debe suscribirse a una póliza de seguros de responsabilidad civil.

3. La persona poseedora de animales está obligada a evitar su fuga, tanto de los ejemplares como de sus crías.

4. Las personas que, en virtud de una autorización excepcional del Departamento de Medio Ambiente, puedan capturar ejemplares pertenecientes a una especie autóctona de la naturaleza y ser sus poseedores, lo son a condición de depositarios. Estos animales podrán ser confiscados como recuperados por el Departamento de Medio Ambiente y, si es necesario, liberados sin que la persona poseedora no pueda reclamar ningún tipo de derecho o indemnización. En ningún caso estos ejemplares pueden ser objeto de transacción.

5. En caso que los propietarios o responsables de los animales incumplan las obligaciones establecidas en la normativa vigente o en esta ordenanza, y especialmente cuando haya riesgo para la seguridad o la salud de las personas, o generen molestias al vecindario por ruidos olores, agresividad, malas condiciones higiénicas u otras circunstancias; la Administración municipal podrá requerir al propietario o encargados de los animales para que soluciones el problema. En caso que no lo hicieran, la Administración municipal, siguiendo las pautas señaladas por la legislación vigente, podrá comisar el animal y disponer de su traslado a un establecimiento adecuado a cargo del propietario y podrá adoptar cualquier otra medida adicional que considere necesaria sin perjuicio del expediente sancionador que se incluya a tal efecto.

6. Los propietarios o poseedores de animales, en caso de renuncia, deberán facilitar el acceso a los servicios sanitarios municipales para realizar la inspección y comprobar el cumplimiento de las disposiciones de esta ordenanza.

Capítulo 2

De la posesión de animales

Normas generales

Artículo 15

Tratamientos sanitarios y de comportamiento

1. Las administraciones competentes pueden ordenar, por razones de sanidad animal o de salud pública, la vacunación o el tratamiento obligatorio de enfermedades de los animales.

2. Los veterinarios que lleven a cabo vacunaciones y tratamientos de carácter obligatorio deben llevar un archivo con la ficha clínica de los animales atendidos a disposición de las administraciones que lo requieran para llevar a cabo actuaciones dentro de su ámbito competencial.

3. Los poseedores o propietarios están obligados a proporcionar las curas necesarias tanto a lo que se refiere a tratamientos de enfermedades como a, así como aplicarles las medidas sanitarias preventivas y los controles sanitarios que la autoridad competente dictamine.

4. La autoridad competente, para cualquier de las formas de gestión admitidas en la legislación vigente, llevará a cabo la correspondiente planificación y ejecución de programas de aplicación de las medidas preventivas y controles sanitarios de cumplimiento obligatorio. En estos casos, y en la medida que sea posible, se primará la colaboración de los veterinarios que lleven a cabo su actividad y estén dados de alta en el municipio.

5. En caso de enfermedad contagiosa que afecte un gran número de animales, los propietarios de los animales cumplirán las disposiciones preventivas sanitarias que disponga la autoridad competente, y que siempre deberán estar en consonancia con las asociaciones protectoras de animales y, al menos, tres informes veterinarios independientemente de las medidas zoosanitarias individuales si así procede. El sacrificio será una medida que solo se tomará en caso que la enfermedad contagiosa represente un riesgo real para la salud humana y no exista tratamiento de contención y supresión.

6. Cualquier veterinario radicado en el municipio está obligado a comunicar a las autoridades competentes toda enfermedad incluida en las consideradas de declaración obligatoria para que se pueden llevar a cabo las actuaciones necesarias.

Artículo 16

Registro censal

1. Las personas poseedoras de perros deben censarlos en los ayuntamientos del municipio de residencia habitual de los animales dentro del término máximo de treinta días contando a partir de la fecha de nacimiento o de la adquisición del animal o del cambio de residencia. Previamente a la inscripción en el censo, será necesario haber llevado a cabo la identificación indeleble del animal.

2. Los ayuntamientos deben disponer de un registro censal de perros y gatos a efectos de lo establecido en el apartado 1, donde debe constar los datos de identificación veterinaria del animal, los datos de la persona poseedora y otros datos que se establezcan por vía reglamentaria. El censo deberá constar, como mínimo, de los siguientes datos:

a) especie a la que pertenece el animal

b) raza

c) sexo

d) reseña (clapa, signos particulares, tatuajes, identificación electrónica, etc.)

e) año de nacimiento

f) nombre, domicilio, DNI del propietario

g) tratamiento antiparásitos

h) otros tratamientos

El censo constituirá la base para la formalización de sus liquidaciones del arbitrio sobre posesión y circulación de animales y, en consecuencia, las altas y bajas y modificaciones que se establezcan respecto al censo se considerarán simultáneamente aplicables.

3. Las personas propietarias o poseedoras de perros están obligadas a notificar al ayuntamiento donde el animal esté censado, en el término de un mes, cualquier modificación de los datos que figuren en el censo, incluida la muerte del animal.

4. El Departamento de Medio Ambiente del ayuntamiento, de manera directa o mediante encargo de gestión, llevará un Registro de Animales de Compañía donde se deben recoger los datos de los perros y gatos registrados en Menorca procedentes de los censos de los ayuntamientos, veterinarios, asociaciones, etc.

5. Los perros y los gatos deben llevar de manera permanente por los espacios o las vías públicas una placa identificativa o cualquier otro medio adaptado al collar del animal donde constarán el nombre del animal y los datos de la persona a la que pertenece.

Artículo 17

Identificación

1. Los perros y gatos deben ser identificados mediante:

a) Una identificación electrónica con la implantación de un microchip homologado

b) Otros sistemas que se puedan establecer por vía reglamentaria

2. La persona o entidad responsable de la identificación del animal deben entregar a la persona poseedora del animal un documento donde consten los datos de la identificación.

3. La identificación de perros y gatos constituyen un requisito previo y obligatorio para realizar cualquier transacción del animal, y debe constar en cualquier caso del documento que haga referencia.

4. Debe establecerse por reglamento la necesidad de identificar obligatoriamente otras especies animales a razón de su protección o por motivo de seguridad de las personas o bienes.

Capítulo 3

Abandono y pérdida de animales de compañía y centros de recogida

Artículo 18

Recogida de animales

1. Corresponde a los ayuntamientos recoger y controlar los animales de compañía abandonados, perdidos o asilvestrados y controlar los animales salvajes urbanos.

2. Los ayuntamientos pueden delegar la responsabilidad referida en el apartado 1 a administraciones o entidades locales supra municipales o para municipales, siempre bajo el principio de la mejora en la eficacia del servicio y bajo la aplicación de los preceptos de esta ordenanza.

3. Los ayuntamientos deben disponer de instalaciones de recogida de animales abandonados o perdidos adecuadas y con capacidad suficiente para el municipio o convenir la realización de este servicio con entidades supra municipales o para municipales o con otros municipios.

4 . En la prestación del servicio de recogida de animales abandonados o perdidos, los ayuntamientos o las entidades públicas supra municipales o para municipales, sin perjuicio de su responsabilidad en el cumplimiento de la normativa aplicable preferentemente con asociaciones de protección y defensa de los animales legalmente constituidas o con empresas especializadas de control y recogida de animales de compañía.

5. El personal que trabaje en los centros de recogida de animales de compañía que cumplan tareas de recogida o manipulación de estos animales deberán haber cursado un curso de cuidador o cuidadora de animales, cuyas características y contenido deben ser establecidos por reglamento. También recibirán controles periódicos a nivel psicológico para evaluar su estado psicológico y determinar su aptitud.

6. El ayuntamiento debe confiscar los animales de compañía si hubiesen indicios que se los maltratara o tortura, si presentasen síntomas de agresiones físicas, desnutrición, atención veterinaria deficiente o si se encontrasen en instalaciones indebidas. A tal efecto, las entidades para municipales, como las asociaciones protectoras, podrán elaborar informes y denuncies así como determinar el comiso y retirada del animal.

Artículo 19

Recuperación de animales

1. El ayuntamiento o, si procede, la entidad supra municipal correspondiente, deberán hacerse cargo de los animales abandonados o perdidos hasta que sean recuperados, cedidos según lo que estable el artículo 11.1.

2. El término para recuperar un animal sin identificación es de 30 días. El animal debe entregarse con la identificación correspondiente y con el pago previo de todos los gastos originados.

3. Si el animal lleva identificación, se debe avisar a su propietario, quien posee un término de diez días para recuperarlo y abonar previamente todos los gastos originados. Una vez transcurrido este término, si el propietario no ha recogido el animal, se le debe dar un nuevo aviso y reabrir otro termino de diez días a partir del cual, si vuelve a transcurrir sin demanda alguna por el propietario, el animal podrá ser cedido, acogido temporalmente o adoptado.

Artículo 20

Acogida de animales

1. Los centros de recogida de animales abandonados o perdidos deben atender las peticiones de acogida de animales, las cuales deben formularse por escrito.

2. La acogida de los animales debe ajustarse a los siguientes requerimientos:

a) Los animales deben ser identificados previamente a la acogida

b) Los animales deber ser desparasitados, vacunados y esterilizados si han alcanzado la edad adulta con el fin de garantizar unas condiciones sanitarias correctas.

c) Es necesario entregar un documento donde consten las características y las necesidades higiénico-sanitarias, etológicas y de bienestar del animal.

d) Cada centro debe llevar el libro de registro comentado en el apartado 23.b con los datos de cada uno de los animales ingresados, las circunstancias de su captura, encuentro o entrega, de la persona de quien ha sido propietaria, si fuese conocida y también de los datos de los animales. La especificación de los datos que deben constar en el Registro debe establecerse por vía reglamentaria.

3. Las instalaciones de recogida de animales abandonados, que los ayuntamientos o el Consell deben controlar ya sean sus propios centros o centros de recogida concertados, deben disponer de las correspondientes medidas de seguridad, con la finalidad de garantizar la integridad física y psíquica de los animales, evitar su fuga y limitar el número de animales que convivan en grupos con el fin de evitar peleas y la propagación de enfermedades infectocontagiosas. Deben establecerse por reglamento los requisitos que estas instalaciones deben cumplir para dar cumplimiento según lo que establece esta ordenanza.

Artículo 21

Captura de perros y gatos asilvestrados

1. Corresponde a los ayuntamientos la captura en vivo de perros y gatos asilvestrados por métodos de inmovilización a distancia y siempre causando el mínimo daño.

2. En los casos en que la captura por inmovilización no sea posible, el Departamento de Medio Ambiente debe autorizar excepcionalmente el uso de dardos tranquilizantes y debe determinar quien debe usar este sistema de captura.

Capítulo 4

De las asociaciones de protección y defensa de los animales

Artículo 22

Asociaciones de protección y defensa de los animales

1. De acuerdo con esta ordenanza son asociaciones de protección y defensa de los animales las asociaciones sin finalidad de lucro legalmente constituidas que tienen como único objetivo la defensa y protección de animales. Las asociaciones de protección y defensa de los animales deben inscribirse en el Registro del Departamento de Medio Ambiente para obtener el título de entidad colaboradora.

2. El Departamento de Medio Ambiente del ayuntamiento puede convenir con las asociaciones de protección y defensa de los animales el cumplimiento de labores en relación con la protección y la defensa de los animales.

3. El Departamento de Medio Ambiente debe establecer ayudas para las asociaciones que han obtenido el título de entidades colaboradoras, destinadas a las actividades que lleven a cabo en relación a la protección y la defensa de los animales, especialmente para la ejecución de programas de adopción de animales de compañía en familias cualificadas, en la promoción de campañas y programas de esterilización de perros y gatos, y también la promoción de campañas de sensibilización, así como la participación directa o indirecta de la nutrición de gatos callejeros, entre otros. Del mismo modo, debe llevarse un riguroso control de las actividades mediante reuniones periódicas, consulta de libros de actas, libros de contabilidad y otros.

4. Las asociaciones a que se refiere el apartado 3 de este artículo tienen la consideración de interesados en los procedimientos sancionadores establecidos por esta ordenanza, en los casos en que se hayan formulado la denuncia correspondiente o hayan formalizado la comparición en el expediente sancionador, sin perjuicio de la privacidad de los datos de carácter personal.

Capítulo 5

De los núcleos zoológicos

Disposiciones generales

Artículo 23

Requisitos de funcionamiento

Los núcleos zoológicos deben cumplir los siguientes requisitos:

Previamente a la creación de un censo que recoja los núcleos zoológicos por parte del ayuntamiento,

a) Deben inscribirse en el Registro de Núcleos Zoológicos.

b) Deben llevar un libro de registro oficial o diligenciado por la administración competente donde se recojan de manera actualizada los datos relativos a la entrada y salida de los animales y los datos de su identificación.

c) Disponer de las condiciones higiénico-sanitarias y de bienestar adecuadas a las necesidades de los animales en los términos establecidos por la normativa vigente. En especial, deben poseer instalaciones adecuadas para evitar el contagio en casos de enfermedad o para tenerlos, si es necesario, en periodos de cuarentena.

d) Tener en un lugar visible la acreditación de su inscripción en el Registro, cuando se trate de establecimientos de acceso público.

e) Contar con las medidas de seguridad necesarias para evitar la huída de los animales y los daños a las personas, animales, objetos, vías y espacios públicos y al medio ambiente, así como evitar daños o ataques a los animales.

f) Disponer de un servicio veterinario encargado de velar por la salud y el bienestar de los animales.

g) Tener a disposición de la administración competente toda la documentación referida a los animales emplazados al núcleo de acuerdo con la legalidad vigente.

h) Vigilar que los animales se adapten a la nueva situación, que no presenten problemas realimentación ni se de ninguna otra circunstancia que les pudiera provocar daños y ser los responsables de tomar las medidas adecuadas en cada caso.

Artículo 24

Animales usados en competiciones, carreras y apuestas

1. Son animales de competición o carrera, principalmente, los perros y los caballos, i los otros animales destinados a competiciones y carreras donde se apueste sin distinción de las modalidades que asumen.

2. Los animales que participan en carreras y competiciones en las cuales se realizan apuestas y los animales criados, importados y entrenados para las carreras en Menorca deben ser tratados en canódromos, hipódromos y fuera de estas instalaciones de acuerdo con los principios generales establecidos por esta ordenanza.

3. No pueden participar en competiciones y carreras en las cuales ser realizan apuestas los animales que no estén identificados y registrados en el Registro de Animales de Competición del Departamento de Medio Ambiente.

4. Las instalaciones deben tener los medios para obtener las pruebas necesarias para realizar los controles antidopaje con el fin de determinar si los animales participantes en las carreras han tomado medicamentos y otras sustancias que pudiese afectar de manera artificial su organismo.

5. El Departamento de Medio Ambiente debe considerar el último propietario registrado como la persona responsable del bienestar de los animales usados en las carreras. Este propietario debe concertar los acuerdos adecuados para garantizar el retiro digno del animal incluyendo la participación en programas de adopción como animal de compañía.

Capítulo 6

Instalaciones para el mantenimiento de animales

Artículo 25

Requisitos mínimos

Las instalaciones o los centros para el mantenimiento de animales deben PORTAR el libro de registro a que se refiere el artículo 21.b, donde deben constar los datos identificadores de cada uno de los animales que entren y de la persona propietaria o responsable de éstos. Este libro debe estar a la disposición de las administraciones competentes así como la documentación en regla de cada animal con el correspondiente visto bueno de la Administración.

Capítulo 7

Establecimientos de venta de animales y centros de cría

Artículo 26

Requisitos

1. Los establecimientos de venta de animales y los centros de cría de animales deben cumplir los requisitos de funcionamientos siguientes:

a) Ser inscritos en el Registro de Núcleos Zoológicos

b) Llevar el libro de registro regulado por el artículo 23.b, a disposición de la administración competente que ha de incluir los datos relativos al origen, la identificación y la destinación de los animales.

c) Vender los animales desparasitados, sin patologías físicas o psíquicas y sin que sufran, ni los animales que se venden ni sus progenitores, enfermedades hereditarias diagnosticables.

d) Disponer de un servicio veterinario propio o de un asesoramiento veterinario exterior que debe constar en el libro de registro.

e) Mantener los animales en un lugar adecuado dentro del establecimiento y no exhibirlos en los escaparates de las tiendas. Estos animales deben ser alojados, abrevados y alimentados correctamente. Los perros y gatos deben estar identificados y también los otros ejemplares de especies cuya identificación sea obligatoria.

f) Entregar en las ventas de animales un documento donde conste la identificación de la especie, el número de identificación del animal si procede y el núcleo zoológico. En el caso de las vendas a particulares, también se debe entregar un documento de información sobre las características de cada animal, sus necesidades, los consejos de educación y las condiciones de mantenimiento, sanitarias y de bienestar necesarias avalados por un colegio de veterinarios o biólogos.

2. La actuación de estos centros debe ajustarse a los requerimientos siguientes:

a) Para cualquier transacción de animales por medio de revistas de reclamo, publicaciones asimilables y otros sistemas de difusión deben incluir en el anuncio el número de registro del núcleo zoológico del centro vendedor o donante.

b) Las personas profesiones que trabajen en establecimientos de venta, cría o importación de animales y que hayan de manipularlos deben haber realizado un curso de cuidador o cuidador de animales. Esta formación será impartida por veterinarios o personal especializado.

c) Los cachorros importados o criados para ser vendidos como animales de compañía no pueden ser separados de la madre antes del momento de destete recomendable para cada especie.

3. Se prohíbe la instalación en todo el territorio de Menorca de granjas, centros de cría o centro de suministración de primates que tengan como objetivo su reproducción o comercialización para la experimentación animal.

Artículo 27

Disposiciones especiales para los establecimientos que comercialicen animales exóticos

Los establecimientos que comercialicen animales exóticos deben cumplir, además de los requisitos establecidos por el artículo 26, las disposiciones siguientes:

a) El vendedor o vendedora de los animales debe conocer el nombre científico de cada especie que comercializa y la legislación aplicable a cada una y debe informar al comprador o compradora la prohibición de liberar ejemplares de especies no autóctonas.

b) La factura de venta de cada ejemplar vendido debe incluir, si procede, lo que determine la normativa europea.

c) Las informaciones escritas a que se refiere el artículo 26.1.f deben incluir las especificaciones relativas a la especie del ejemplar vendida, el tamaño real una vez adulto y la posibilidad de transmisión de zoonosis.

Capítulo 8

Fauna salvaje autóctona y no autóctona

Artículo 28

Regulación

1. La protección de la fauna autóctona y no autóctona se rige por lo que establecen los tratados y los convenios internacionales, la normativa estatal y la comunitaria, esta ordenanza y las disposiciones que la desarrollen.

2. Las personas propietarias o poseedoras de animales que pertenezcan a las especies de fauna no autóctona que se determinen por reglamento deben tener la autorización previa del Departamento de Medio Ambiente del ayuntamiento.

3. El Govern de les Illes Balears debe determinar las especies de fauna no autóctona que deben inscribirse en el Registro General de Animales de Compañía por razones de protección o seguridad de las personas o de protección del medio ambiente.

Capítulo 9

Inspección y vigilancia

Artículo 29

Inspección y vigilancia de los animales de compañía

1. Corresponde al municipio o bien al Consell Insular o las entidades locales para municipales, en el caso que los municipios les hayan cedido las competencias, las funciones siguientes:

a) Ejercer la inspección y la vigilancia de los animales.

b) Establecer un registro censal de los gatos, perros y otros animales que se determinen por reglamento, el cual debe estar a disposición de las administraciones y de las autoridades competentes.

c) Recoger y controlar los animales abandonados o perdidos y los animales salvajes urbanos.

d) Vigilar e inspeccionar los núcleos zoológicos con animales de compañía, especialmente los establecimientos de venta, guarda, recogida y cría y, si es necesario, comisar los animales.

2. Los ayuntamientos y las organizaciones para municipales pueden ordenar aislar o comisar los animales de compañía si se ha diagnosticado bajo criterio veterinario que sufran enfermedades transmisibles a las personas para someterlos a un tratamiento curativo adecuado.

3. El Departamento de Medio Ambiente del ayuntamiento puede llevar a cabo, cuando concurran circunstancias excepcionales que puedan poner en peligro el medio ambiente o la sanidad animales, tareas de inspección a los núcleos zoológicos y comisar, si es necesario, los animales. Debe dar cuenta de esta actuación a las entidades locales del municipio donde esté el animal afectado o el núcleo zoológico de que se trate en un término de 48 horas.

4. Los inspectores deberán acreditarse visiblemente en el momento de la inspección y que estará acreditada por las personas competentes.

Artículo 30

Inspección y vigilancia de la fauna salvaje

Corresponde al Departamento de Medio Ambiente y a los cuerpos y fuerzas de seguridad la inspección y vigilancia de las especies de la fauna salvaje. Esta función se ejerce en colaboración con el departamento competente por razón de esta materia de acuerdo con la normativa sobre sanidad animal.

Artículo 31

Colaboración con la acción inspectora

Las personas poseedoras de animales y las personas titulares de núcleos zoológicos deben permitir a las autoridades competentes las inspecciones y facilitarles la documentación exigible.

Capítulo 10

Infracciones y sanciones

Infracciones

Artículo 32

Clasificación

1. Las infracciones de las disposiciones de esta ordenanza se clasifican en leves, graves o muy graves.

2. Son infracciones leves:

2.1. Tener en posesión un perro o un gato no inscrito en el registro censal o tener otros animales que se deben registrar obligatoriamente.

2.2. No llevar un archivo con las fichas clínicas de los animales que deben vacunarse o tratar obligatoriamente de cuerdo con lo establecido por esta ordenanza.

2.3. Vender animales de compañía a personas menores de dieciocho años y a personas incapacitadas sin la autorización de quienes tienen la potestad o custodia

2.4. Donar un animal como premio o recompensa.

2.5. Transportar animales incumpliendo los requisitos establecidos en el artículo 8.

2.6. No llevar identificados los perros y otros animales que deben identificares de acuerdo con el reglamento o incumplir los requisitos establecidos por esta ordenanza

2.7. No poseer, el personal de los núcleos zoológicos que manipulan animales, el certificado correspondiente al curso de cuidador o cuidadora de animales reconocido oficialmente.

2.8. No tener en lugar visible la acreditación de la inscripción en el Registro de Núcleos Zoológicos.

2.9. No tener actualizado el libro de registro oficial o diligenciado por la administración competente establecido para los núcleos zoológicos.

2.10. Exhibir animales en los escaparates de los establecimientos de venta de animales.

2.11. Subministrar a un animal sustancias que le causen alteraciones leves de la salud o del comportamiento menos en los casos amparados por la normativa vigente y siempre por razones sanitarias que tengan como objetivo la mejora del animal.

2.12. No dar a los animales la atención veterinaria necesaria para garantizar su salud si esto no les causa ningún perjuicio.

2.13. Vender animales por medios de revistas de reclamo o publicaciones asimilables sin la inclusión de un número de registro del núcleo zoológico.

2.14. Cualquier otra infracción de las disposiciones de esta ordenanza que no haya estada tipificada como grave o muy grave.

3. Son infracciones graves:

3.1. Mantener los animales sin la alimentación necesaria o en instalaciones inadecuadas desde el punto de vista higiénico-sanitario, de bienestar y de seguridad si les comporta riesgos para la salud.

3.2. No tener el libro de registro oficial o diligenciado por la administración competente establecido para los núcleos zoológicos.

3.3. No vacunar los animales domésticos de compañía o no aplicarles los tratamientos obligatorios.

3.4. Incumplir, los núcleos zoológicos, cualquiera de las condiciones y los requisitos establecidos en el capítulo correspondiente.

3.5. Realizar venta ambulante fuera de los mercados, ferias y cualquier otro certamen autorizado.

3.6. Vender animales o donarlos a centros de cría si éstos no han sido declarados núcleos zoológicos.

3.7. Anular el sistema de identificación sin prescripción ni control veterinario.

3.8. No mantener en cautiverio o en las condiciones que por vía reglamentaria se establecen, o exhibir y pasear por las vías y los espacios públicos, los animales salvajes pertenecientes a especies de comercio permitido y que por sus características puedan causar daños a las personas, bienes y al medio ambiente.

3.9. Realizar el tiro al pichón.

3.10. Incumplir la obligación de vender animales desparasitados y libres de todas las enfermedades referidas en el artículo 26.1.

3.11. No entregar la documentación exigida en toda transacción de animales.

3.12. Maltratar o agredir físicamente y psíquicamente a los animales.

3.13. Realizar matanzas públicas de animales.

3.14. Instalar atracciones feriales de caballos donde se utilicen animales.

3.15. Realizar un uso no autorizado de animales en espectáculos.

3.16. Suministrar sustancias a un animal que le causen alteraciones de la salud o del comportamiento salvo en casos amparados por la normativa vigente.

3. 17. Practicar la caza, captura en vivo, venda, posesión, tráfico, comercio y exhibición pública de animales, de partes, de huevos o de crías de ejemplares de especies de la fauna autóctona y no autóctona declarados protegidos por los tratados y convenios internacionales vigentes en el Estado español.

3.18. Practicar la caza, captura en vivo, venda, posesión, tráfico, comercio, exhibición pública y la taxidermia de ejemplares de las especies incluidas en el apartado anterior.

3.19. La falta de inscripción en el Registro de Núcleos Zoológicos.

3.20. Oponer resistencia a la función inspectora o poner trabas a la inspección de instalaciones que alojen animales.

3.21. No dar a los animales la atención veterinaria necesaria para garantizar su salud.

3.22. Cazar en espacios declarados reservas naturales de fauna salvaje donde la caza está prohibida y en refugios de fauna salvaje salvo en los casos autorizados por el Departamento de Medio Ambiente.

3.23. Incumplir las obligaciones establecidas por el artículo 24.5 con el fin de procurar el bienestar de los animales usados en carreras una vez finalizada su participación.

3. 24. Participar en competiciones y carreras donde se apuesta por animales no identificados ni registrados en el Registro de Animales de Competición.

3.25. Reincidir en la comisión de infracciones leves durante el último año.

3.26. Filmar escenas ficticias de crueldad, maltrato o sufrimiento de animales sin la autorización administrativa previa.

3.27. Practicar la caza, captura en vivo, venta, posesión, tráfico, comerció, exhibición pública y la taxidermia de ejemplares de las especies protegidas.

3.28. Usar colas y sustancias pegajosas como método de control de poblaciones de animales vertebrados.

3. 29. Practicar la caza y la captura de aves vivas de longitud inferior a los 20 cm.

3.30. Exhibición ambulante de animales como reclamo.

3.31. Mantener los animales en instalaciones inadecuadas desde el punto de vista de su bienestar si no les comporta un grave riesgo para la salud.

4. Son infracciones muy graves:

4.1. Maltratar o agredir físicamente a los animales, causándoles consecuencias graves para su salud.

4.2. Sacrificar perros y gatos fuera de los casos mencionados en el artículo 13.1.

4.3. Abandonar animales si se ha realizado en unas circunstancias que les pueda comportar daños graves.

4.4. Capturar perros y gatos asilvestrados con armas de fuego.

4.5. No evitar la huída de animales de especies exóticas o de especies híbridas que pudiera comportar una alteración ecológica grave.

4.6. Esterilizar animales, practicarles mutilaciones o sacrificarlos sin control veterinario o en contra de las condiciones y los requisitos establecidos por esta Ley.

4.7. Organizar peleas de perros, gallos u otros animales así como participar en este tipo de actos.

4.8. Mantener a los animales sin la alimentación necesaria o en instalaciones inadecuadas desde el punto de vista higiénico-sanitario y de bienestar si los perjuicios a los animales son muy graves.

4.9. Practicar la caza, captura en vivo, venta, posesión, tráfico, comercio y exhibición pública de animales o de huevos o crías de ejemplares de especies de la fauna autóctona y de la no autóctona declarados altamente protegidos o en peligro de extinción por los tratados y convenios internacionales vigentes en el estado español.

4. 10. Practicar la caza, captura en vivo, venta, posesión, tráfico, comercio, exhibición pública y la taxidermia de ejemplares de las especies incluidas en el anexo con las categorías A y B, así como de partes, huevos y crías de dichos ejemplares.

4. 11. Reincidir en la comisión de infracciones graves durante el último año.

4.12. Abandonar animales.

Capítulo 11

Sanciones

Artículo 33

Multas, comisos y cierre de instalaciones

1. Las infracciones cometidas contra esta ordenanza son sancionadas con multas de hasta 60.000 euros.

2. La imposición de la multa puede comportar el comiso de animales objeto de la infracción sin perjuicio de la aplicación del comiso preventivo que se puede determinar a criterio de la autoridad actuante en el momento del levantamiento del acta de inspección de denuncia.

3. La comisión de las infracciones muy graves o la reiteración en las infracciones graves puede comportar el cierre temporal o definitivo de las instalaciones, los locales o los establecimientos respectivos, con la correspondiente anotación en el Registro de Núcleos Zoológicos, y también la inhabilitación para la posesión de animales por un periodo de dos a cinco años.

4. El incumplimiento de alguna de las normativas o condiciones de una autorización excepcional por la captura o posesión de un animal de una especie de fauna autóctona puede comportar la retirada cautelar in situ e inmediata de esta autorización por agentes de la autoridad.

5. Las personas que dispongan de estas autorizaciones excepcionales, en el caso de ser sancionadas por el incumplimiento de alguno de sus términos o de normativas en esta materia, deben ser inhabilitadas para la actividad a que se refiere el apartado 3 por un periodo de uno a cinco años.

Artículo 34

Cantidad de las multas

1. Las infracciones leves son sancionadas con una multa de 100 euros hasta 400 euros. Las graves, con una multa de 601 a 30.000 euros. Las muy graves, con una multa de 30.001 a 60.000 euros.

2. En la imposición de las sanciones hay que tener en cuenta, para graduar la cantidad de las multas y la imposición de las sanciones accesorias, los criterios siguientes:

a) La transcendencia social y el perjuicio causado por la infracción cometida.

b) El ánimo de lucro ilícito y la cantidad del beneficio obtenido en la comisión de la infracción.

c) La reiteración o la reincidencia en la comisión de infracciones.

d) Daños irreparables causados al medio ambiente o el elevado coste de reparación.

e) El volumen de negocio del establecimiento.

f) La capacidad económica de la persona infractora.

g) El grado de intencionalidad en la comisión de la infracción.

h) El hecho que haya requerimiento previo.

3. Existe reincidencia si en el momento de cometerse la infracción no ha transcurrido un año desde la imposición por resolución firme de otra sanción con motivo de una infracción de la misma cualificación. Si se aprecia la reincidencia, la cantidad de las sanciones se puede incrementar hasta el doble del importe máximo de la sanción correspondiente a la infracción cometida, sin exceder en ningún caso el límite más alto fijado para la infracción muy grave.

4. Ante la comisión de infracciones de carácter leve, se pueden llevar a cabo actuaciones de educación ambiental o de advertimiento, sin necesidad de iniciar un procedimiento sancionador.

Artículo 35

Comiso de animales

1. Las administraciones pueden comisar de manera inmediata los animales siempre que haya indicios racionales de infracción de las disposiciones de esta Ley o de las normativas que la desarrollen.

2. En el caso de comisos de ejemplares de fauna autóctona capturados in situ, siempre que se tenga la seguridad que están en perfectas condiciones, pueden ser liberados inmediatamente.

3. Cuando finen las circunstancias que han determinado el comiso, en el caso que la persona sea sancionada, se debe determinar la destinación del animal.

4. Si el depósito prolongado de animales procedentes del comiso puede ser peligroso para su supervivencia, les puede comportar sufrimientos innecesarios o, en el caso de la fauna autóctona, hiciera peligrar la readaptación a la vida salvaje; el Departamento del Medio Ambiente puede decidir la destinación final del animal.

5. Los gastos ocasionados por el comiso, las actuaciones relacionadas con esta y, en el caso de la fauna autóctona, la rehabilitación del animal para liberarlo van a cuenta del causante de las circunstancias que la han determinado.

Artículo 36

Responsabilidad civil y reparación de daños

1. La imposición de cualquier sanción establecida por esta Ley no excluye la valoración del ejemplar en el caso que se trate de fauna protegida, la responsabilidad civil y la eventual indemnización de daños y perjuicios que puedan corresponder a la persona sancionada, incluida la reparación de los daños medio ambientales causados.

2. En los contenciosos que tengan por objetivo el valor económico de un animal, siempre que este valor no resulta de la factura de compra correspondiente, se establece el valor mínimo de los animales de compañía en la cantidad equivalente a la compra de un animal de la misma especie y raza.

3. En la eventualidad que el animal no perteneciera a una raza determinada y no hubiera ninguna prueba de su adquisición a título oneroso, el parámetro de evaluación económica del animal debe centrarse en el valor del mercado de animales de características similares.

Artículo 37

Responsables de las infracciones

1. Es responsable por infracciones de esta Ley cualquier persona física o jurídica que por acción u omisión infrinja los preceptos contenidos en esta Ley y su normativa de desarrollo.

2. Si no es posible determinar el grado de participación de las diferentes personas físicas o jurídicas que han intervenido en la comisión de la infracción, la responsabilidad es solidaria.

Artículo 38

Procedimiento sancionador

Para imponer las sanciones correspondientes a las infracciones tipificadas por esta ordenanza se llevará a término siguiendo el artículo 39.

Artículo 39

Administración competente para sancionar

1. La imposición de las sanciones establecidas por la comisión de las infracciones tipificadas por esta ordenanza corresponde:

a) A los alcaldes.

b) A los regidores de medio ambiente y gobernación.

Capítulo 14

De GRAVÁMENES

Artículo 40

Impuestos, pagos y tasas

Los poseedores de animales quedan obligados al pago de los impuestos, arbitrios, tasas i otras exacciones municipales establecidas en las ordenanzas fiscales correspondientes que les sean de aplicación y que son necesarias para la aplicación plena de esta ordenanza. Constituyen bases imputables a estos efectos:

a) La posesión y circulación.

b) La prestación de los servicios dependientes del Centro Sanitario Municipal, o centro para municipal o concertado.

Artículo 41

Arbitrios

El pago del mencionado arbitrio comportará la entrega del elemento material acreditativo de esta circunstancia, medalla, placa, cordón con marchamo, pelota de identificación, etc. Que con esta finalidad seleccione y establezca como más conveniente, en cada caso, de la misma manera (según el modelo que se adopte) siempre que circule por las vías y espacios libres públicos y privados de concurrencia pública.

Artículo 42

Excepciones

Las asociaciones protectoras y organismos análogos que estén legalmente constituidos, así como las personas que formen parte de los programas de adopción o acogida, quedan excluidos en la obligación de gravámenes dada su labora humanitaria por lo que se refiere a los animales que tengan en acogida, los cuales, mientras no tengan un propietario, dispondrán de unos sistemas de identificación propio y específico que vendrá dado por un número tatuado en el interior de la oreja.

Disposiciones adicionales

Primera

Comisión Técnica de Inspección de Núcleos Zoológicos con Fauna Salvaje

Se crea la Comisión Técnica de Inspección de Núcleos Zoológicos con Fauna Salvaje con el fin de cuidar que las instalaciones sean seguras para las personas y los animales y para que los núcleos zoológicos tengan cuidado del bienestar de los animales. Se deben establecer por reglamento las funciones y el régimen de funcionamiento de esta comisión.

Segunda

Se crea el Registro de Empresas de Control y Recogida de Animales de Compañía y Registro de Animales de Competición.

Se crea el Registro de Empresas de Control y Recogida de Animales de Compañía, donde deberán inscribirse las empresas especializadas del control y recogida de animales de compañía.

Se crea el Registro de Animales de Competición, donde deberán inscribirse los animales que se utilicen en competiciones o carreras donde se hagan apuestas.

Deben establecerse por reglamento el contenido y funcionamiento de los registros a que se hace referencia esta disposición.

Tercera

Voluntariado de Protección y Defensa de los Animales

Se crea el Voluntariado de Protección y Defensa de los Animales, la organización y las finalidades del cual, en cumplimiento de esta ordenanza, deben establecerse por reglamento.

Cuarta

Campañas de divulgación

El Govern debe elaborar, juntamente con las entidades defensoras y colaboradoras, campañas divulgadoras e informativas del contenido de esta ordenanza para los cursos escolares y para la población en general.

Quinta

Normativa específica

1. Se rigen por la normativa específica correspondiente:

a) Los animales de explotaciones ramaderas

b) La pesca, la recogida de marisco, la captura y la caza.

c) Los perros considerados potencialmente peligrosos.

d) Los perros lazarillos

e) Los animales utilizados para la experimentación y para otras finalidades científicas.

2. La protección de la fauna autóctona también debe regularse por su normativa específica sin perjuicio de la aplicabilidad de la normativa general de protección de los animales establecida por esta Ley.

Sexta

Se crea el Consejo Asesor sobre los Derechos de los Animales

En el término de un año desde la entrada en vigor de esta ordenanza, debe crearse el Consejo Asesor sobre los Derechos de los Animales, constituido por representantes de los sectores interesados y de las administraciones competentes, que debe tener funciones de asesoramiento en materia de protección de animales.

Séptima

Destinación de los ingresos procedentes de las sanciones

El Departamento de Medio Ambiente debe destinar el 50% de los ingresos procedentes de las sanciones por infracciones de esta Ley a actuaciones que tengan por objetivo el fomento de la protección y defensa de los animales.

Disposiciones transitorias

Primera

Curso de cuidadores de animales

En el término máximo de dos años desde la entrada en vigor de esta ordenanza, los centros de recogida de animales de compañía y todo el resto de núcleos zoológicos deben haber cumplido la obligación de ejecutar el curso de cuidadores de animales.

Segunda

Grupo de especies de fauna no autóctona

Quien posea animales pertenecientes al grupo de especies de fauna no autóctona debe notificarlo al Departamento de Medio Ambiente de la manera establecida por reglamento antes de un año a partir de la entrada en vigor de esta ordenanza.

Disposiciones finales

Primera

Desarrollo y ejecución

1. El ayuntamiento debe dictar, en el término de un año a partir de la entrada en vigor de esta ordenanza, todo lo necesario para ser desarrollada satisfactoriamente.

2. El ayuntamiento y el Consell deben establecer la dotación presupuestaria suficiente para aplicar y desarrollar esta ordenanza.

Segunda

Programa del curso de cuidadores de animales

En el término de seis meses a partir de la entrada en vigor de esta ordenanza, el Gobierno debe aprobar el programa del curso de cuidadores de animales a que se refiere a la presente ordenanza.

Tercera

Actualización de las sanciones pecuniarias

Por decreto del gobierno del ayuntamiento se pueden actualizar los máximos de las sanciones pecuniarias establecidas por esta ordenanza, teniendo en cuenta la variación del índice de precios de consumo.

Publicado en Proyectos. 1 Comment »

Una respuesta to “Ordenanza de posesión de animales”

  1. Dragunov Says:

    Es necesario que existan estas ordenanzas, aunque yo lo simplifico mucho más: «animal que no has de comer, déjalo correr».


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: